Envejecer, causas terribles que lo provocan con más rapidez

Envejecer y la sal

Es evidente que a medida que nos vamos haciendo mayores nuestro organismo sufre cambios y el cuerpo comienza a envejecer. Por mucho que queramos mantenernos jóvenes los años pasan igual para todo el mundo, sin embargo de nosotros depende que ralenticemos ese proceso. Hay que recordar que no siempre vamos a tener 20 años y que poco a poco tendremos que realizar otro tipo de actividades o incluir rutinas nuevas en nuestras vidas si queremos lucir espectaculares y así mantenernos de la mejor forma posible. También nos tenemos que alejar de ciertos hábitos que llevan a que envejezcamos más rápido y de lo cual vamos a hablar hoy.

Envejecer es inevitable, pero puede ralentizarse

En muchos casos nos sentimos jóvenes y no notamos aspectos negativos en nuestro cuerpo debido a que el metabolismo aún no ha cambiado, pero a partir de los 40 más o menos ya nada será igual que antes, pues comienza el proceso de envejecimiento. Aunque este forma parte de nuestra naturaleza existen múltiples comportamientos que podemos adoptar para que el envejecimiento llegue de una forma más lenta. Así a esa edad nos seguiremos sintiendo atractivos a la vez que estaremos cuidando nuestro organismo llevando una vida saludable. Tu cuerpo te lo agradecerá y tú notarás cómo la frescura aún sigue perdurando en tu rostro. ¿Te gustaría mantenerte joven a los 40? Es fácil, apúntate estos consejos y podrás lograr tu objetivo.

La dieta

Uno de los aspectos que más nos preocupan, sobre todo cuando llegamos a la madurez, es mantenernos en forma y lucir ese tipo que teníamos con 20 años. Lo cierto es que cada vez se hace más complicado tener un cuerpo 10 y son muchas las dietas que probamos casi de forma continua para lograr el peso deseado. A veces caemos en el error de saltarnos alguna comida, dado que pensamos que así ingeriremos menos calorías. Si decidimos hacer dieta esta debe componerse de al menos 5 comidas al día. En caso contrario nuestro metabolismo se ralentiza y cuando nos entre hambre comeremos el doble por la falta de alimento. Además corremos el riesgo de padecer diabetes del tipo 2. Todo ello puede provocar un envejecimiento más rápido, así que evita este mal hábito.

Cuidado con la sal

Con respecto a la alimentación son muchos los productos que tomamos que contienen una gran cantidad de sal. Esta sustancia es necesaria para nuestro cuerpo, aunque no debemos excedernos en ella, ya que retiene líquido lo que hace que nos sintamos más pesados y nuestra piel envejezca a gran velocidad. Además, tomar sal en abundancia puede provocar hipertensión y no queremos dañar nuestro organismo. Por ello te recomendamos que tomes una dosis de media cucharada al día como máximo.

Envejecer por el tabaco

El agua

A medida que van pasando los años la sensación de sed disminuye, tanto es así que un gran porcentaje de adultos apenas toma agua. No hay que adquirir este hábito en ningún caso, nuestro cuerpo debe estar siempre hidratado y conforme vamos a mayores aún más. Si no sientes esta sensación de igual modo debes beber agua, así limpiarás tu organismo, eliminarás toxinas y el líquido que te sobra y te sentirás más joven. Lo ideal es que tomes entre uno o dos litros de agua diariamente.

Hay que dormir

¿Dormir? ¿qué es eso? Seguro que cuando tenías 20 años te has pasado más de una noche despierto y al día siguiente podías seguir con tu vida sin notar apenas las consecuencias. Pero esto no dura para siempre y con los años necesitamos descansar más puesto que nuestro cuerpo y nuestra mente tienen que recargar las pilas. A partir de los 40 el cansancio se nota mucho más y no dormir lo suficiente puede producir bastantes riesgos, tales como sufrir hipertensión, obesidad o incluso ictus, además de que la falta de sueño es un factor clave en cuadros de depresión. Entre los 18 y los 64 años las personas necesitan dormir una media de 8 horas diarias, por tanto date un respiro tras una dura jornada y haz que tu cuerpo recupere esa energía que has gastado durante el día. Lo notarás por dentro y por fuera.

Fumar… ¡nunca!

¿Quién no ha probado alguna vez un cigarrillo? Sí, este hábito es muy común entre los jóvenes que se sienten atraídos por esta sustancia, lo malo es que en muchas ocasiones el tabaquismo suele estar presente también en la edad adulta. Todos sabemos las consecuencias negativas que trae el fumar, por ello debes dejarlo cuanto antes. A partir de los 40 los riesgos de sufrir enfermedades por culpa del tabaco se multiplican. Además esta sustancia envejece la piel rápidamente y las arrugas se hacen notar a una edad más temprana. No lo dudes, deja de fumar, será mucho más beneficioso.

Limpieza dental

La sonrisa es una de las partes más atractivas de nuestro cuerpo. Tener una boca y unos dientes cuidados da una sensación de limpieza y salud, siendo una de las principales cartas de presentación de las personas. Por ello te recomendamos que te hagas una limpieza cada cierto tiempo y que uses el hilo dental, así tus dientes lucirán perfectos y tendrás unas encías sanas. Recuerda que las enfermedades dentales suelen aparecer entre los 30 y los 40 años y las mujeres las padecen mucho más que los hombres.

Finalmente, aunque sigas todos estos consejos siempre que notemos cambios en nuestro cuerpo que antes no habían aparecido lo mejor es acudir a un especialista y así evitar posibles complicaciones. Teniendo en cuenta todas estas recomendaciones estamos seguros de que envejecer no será un dolor de cabeza para ti.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz