Entrenando abdominales: desestabilízalos

Está claro que una de las prioridades para mucha gente a la hora de ir al gimnasio, suele ser buscar un buen tronco abdominal, abdominales definidos, oblícuos marcados… metas que desde luego, son mucho más complicadas de lo que parecen en un principio.

En un principio, partimos de la base que para tener un buen “kit” abdominal, hay que pasar por dos fases diferentes… hacer que crezcan, y luego, hacer que se vean. Son dos caminos totalmente diferentes que se deben hacer por separado, y que si se siguen de manera correcta, el éxito queda de plenamente aegurado. Pero, ¿cómo poder entrenarlos de una forma efectiva y que realmente de resultados?

Debemos tener muy claro un concepto: el objetivo principal de los abdominales es tener estabilizado el torso. Es su función principal y están en la mitad de nuestro cuerpo con ese mismo objetivo. Por ende, cualquier trabajo intenso que mantenga los abdominales desestabilizados, será una garantía de éxito para que los abdominales crezcan e hipertrofien en búsqueda de no sólo mayor tamaño, sino también mayor fuerza.

Un ejemplo que te proponemos para que te vayas situando, es por ejemplo, levantar las piernas en una silla romana y en lugar de realizar diversas series y repeticiones, simplemente mantenerlas en alto el máximo tiempo posible. Una vez no puedas más y llegues al fallo muscular, descansar las piernas cinco o diez segundos y repetir el proceso… así, hasta que simplemente el dolor sea algo insoportable. Garantía de éxito… ¡te lo aseguramos!

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniel

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz