Enterovirus: información que debes conocer

Niño con enterovirus

El país ha entrado en una situación compleja debido a una alerta epidemiológica de enterovirus. Ya hay más de 40 casos detectados entre niños, con algunos graves que han derivado en que los pequeños tengan que ser ingresados en cuidados intensivos. La alerta del Departamento de Salud ha resonado con fuerza debido a que este año las consecuencias del virus están siendo drásticas, llevando a que multitud de niños desarrollen consecuencias de salud más dañinas de lo habitual.

Enterovirus: alerta nacional

Los registros de salud son claros y detectan que el enterovirus hace acto de presencia todos los años, pero normalmente no deriva en problemas graves. Lo que suele ocurrir por regla general son consecuencias médicas nada drásticas, como problemas respiratorios o gastrointestinales. Estas afecciones se caracterizan porque no son de intensidad fuerte y en poco tiempo es posible recuperarse sin problemas. Pero en 2016 las cosas han cambiado y por eso se ha producido la alerta nacional. Hay muchos niños ingresados y si bien la mayor parte está teniendo una recuperación en orden, hay algunos casos en los que las consecuencias están siendo muy negativas.

Todos hemos oído sobre la niña que se ha quedado tetrapléjica debido al virus y cómo otros han comenzado a desarrollar daños neurológicos derivados de ello. El problema va a peor en algunos casos concretos y esto hace que los padres estén muy preocupados. Ante la magnitud del problema queremos hablaros un poco más de esta familia de microorganismos.

Conociendo el virus

Dentro de la familia en la que se encuentra englobado el enterovirus también están otros viejos conocidos del circuito de la salud. Es el caso del poliovirus y distintos serotipos que se suelen reflejar, por regla general, en esta época. Como indicábamos antes, normalmente los efectos no pasan de problemas leves en los más pequeños, que son quienes vienen a estar en un mayor nivel de riesgo. La forma de contagio es a través de distintos tipos de secreciones, entre los que se incluye la tos o los estornudos. También están entre las vías de contagio las vías orales y fecales. Hay distintos tipos de virus y es conveniente el estudio independiente de cada uno de los enfermos para concluir qué es lo que le está pasando exactamente al organismo y cómo se le puede plantar cara.

Para llevar a cabo el diagnóstico los especialistas tienen que prestar atención a una amplia serie de factores. Se están analizando las heces y la faringe, mientras que un punto de partida con fiebre puede ser también un detonante de que se está sufriendo el enterovirus. Algunos de los síntomas que pueden acompañar la fiebre, incluyen los problemas en los niños para hablar de manera normal. Otros factores pueden ser un excesivo volumen de cansancio, sensación de somnolencia a lo largo del día sin detenerse ni descansando, problemas de respiración y distintos tipo de temblores en el cuerpo. Ante estos síntomas y ante cualquier tipo de posible aviso los padres no deben dudar de llevar a sus hijos a urgencias para que les puedan hacer un análisis pertinente a fin de ver si tienen algún tipo de problema.

¿Solo es un problema de niños?

Hablamos por lo general de que este virus es muy nocivo para los niños, pero esto no significa que los padres estén al margen de cualquier tipo de riesgo. Desde el departamento de salud hacen especial hincapié en tener precaución con los niños porque todos los casos detectados hasta ahora, los 48, se refieren a personas que todavía no han alcanzado los 6 años de edad. Por lo tanto, es con ellos con quien más hay que tener precaución. Pero como indicamos, los adultos tampoco deberían descartar que llegaran a tener algún tipo de problema con el enterovirus.

Problemas de niños

Se descarta un riesgo real en las personas de cierta edad debido a que ya han transcurrido muchos años en los que han tenido relación con el virus sin que haya supuesto un riesgo para ellos. Año tras año el contacto con el enterovirus ha reforzado la inmunidad de los adultos y les ha alejado del riesgo principal. Por otro lado, el entorno donde los niños están más en riesgo es el educativo a la vista de que en las guarderías y los colegios de primaria tienen mucho contacto entre ellos.

Ayudando a la prevención

Si os preocupa el enterovirus y queréis evitar todos los riesgos posibles os recomendamos que sigáis las recomendaciones que se han emitido desde el departamento de Salud. Remarcan que deberíamos hacer lo siguiente, tanto nosotros como los niños de nuestra familia:

  • Lavarnos las manos con jabón de manera habitual
  • Mantener un buen sistema de desinfección en las superficies en las que comamos o que toquemos
  • Tener cuidado con las personas que hay a nuestro alrededor y que puedan toser
  • Taparnos nosotros mismos al toser
  • No mandar a los niños al colegio si se ha detectado cualquier tipo de síntoma
  • No tener contacto con personas enfermas, especialmente niños

En los próximos días se irá viendo cómo avanza el desarrollo del enterovirus, pero es importante tener en cuenta que no existe una vacuna o un tratamiento específico. Se combaten los problemas generados, aunque ya se han registrado casos con consecuencias muy duras para los pequeños.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz