Endometriosis: un problema frecuente en mujeres y sin cura definitiva

La endometriosis es una enfermedad bastante frecuente entre las mujeres que, si bien puede tratarse para aliviar sus dolores y molestias, es crónica y no tiene una cura definitiva. Según se calcula, entre un 15 y un 20 por ciento de las mujeres en edad fértil la padecen.

La endometriosis se caracteriza por un crecimiento anormal del tejido endometrial, la mucosa que recubre el interior del útero. Sus causas, la gravedad de los síntomas y sus efectos sobre la fertilidad son, en realidad, todavía desconocidos. Además, por el momento no hay cura.

Los tratamientos disponibles están destinados a calmar el dolor, intentar retrasar las lesiones y a preservar o reestablecer la función reproductiva.

Según estimaciones, unos 14 millones de mujeres en edad fértil la padecen en la Unión Europea, y son cerca de 176.000 millones las que la sufren en todo el mundo. Aunque afecta en su mayoría a mujeres de entre 25 y 44 años, también se han detectado casos en adolescentes.

Otros datos relevantes es que entre el 25 y el 50 por ciento de las pacientes con esterilidad la padecen y entre el 15 y 87 por ciento de las consultas médicas por dolor pélvico la tienen también como causa.

El diagnóstico de la endometriosis se realiza a través de la laparoscopia (y biopsia) que, por lo general, se decide hacer cuando una mujer tiene problemas y no queda embarazada.

Como se dijo, se trata de una enfermedad crónica que si bien no reviste gran peligro sí altera la calidad de vida y acarrea problemas de infertilidad.

Puede ser asintomática o no, y entre las señales destacan un dolor pélvico, sangrados menstruales abundantes y/o dolorosos, relaciones sexuales dolorosas, micción difícil, dolorosa o incompleta y estreñimiento.

Finalmente, se ha podido apuntar ciertos factores de riesgo que podrían favorecer su desarrollo: menarquia prematura (primer ciclo menstrual), antes de los 11 años, y ciclos de menos de 27 días o superiores a 32.

Por el contrario, un gran número de partos y una lactancia prolongada parecen ser factores que reducen el riesgo, así como también se recomienda la práctica regular de ejercicio.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz