Encías sangrantes, causas que pueden provocarlo

Encías sangrantes mujer

El término encías sangrantes se atribuye a algo más que un personaje de Los Simpson. Se trata de un problema que le ocurre a una gran parte de personas, no siempre de forma constante, sino de manera esporádica a lo largo de la vida. En algunos casos pensamos que no es algo que tenga importancia, pero dicen los expertos que si nos sangran las encías siempre es por un motivo. Así que lo mejor que podemos hacer es descubrir cuáles pueden ser estos motivos, justo lo que vamos a hacer a continuación.

Encías sangrantes, nunca es normal

Una enfermedad en las encías puede acabar convirtiéndose en un grave problema a largo plazo. Las dos consecuencias más graves a las que podemos plantar cara incluyen la pérdida de dientes o alteraciones en el funcionamiento del corazón. Los especialistas periodontistas recomiendan estar al tanto de lo que ocurre en nuestra boca y sobre todo de lo que le pasa a nuestras encías. Eso podría evitar más de un susto y problemas que a largo plazo será difícil solucionar, pero que si se detienen a tiempo pueden no suponer ningún tipo de obstáculo.

Uno de los principales motivos por los que nos pueden sangrar las encías es porque nos hayamos cepillado mal en alguna ocasión. Desde el cepillado mal realizado pasarán unas 24 horas hasta que veamos las consecuencias de esto, así que pensemos en lo que puede haber ocurrido. Eso habrá hecho que alguna bacteria esté provocando el sangrado, por lo que la próxima vez en que nos cepillemos deberemos ser cuidadosos y limpiar con eficacia todos los rincones de la boca en busca de los escondites que pueda haber encontrado este microorganismo. Es importante que nos fijemos en la cantidad de veces en las que sangramos de forma habitual. Por un mal cepillado y por la presencia de bacterias no tendríamos que sangrar más allá de vez en cuando. Si sangramos a diario durante una o dos semanas posiblemente el problema sea otro y tengamos que consultar a nuestro dentista de confianza.

Problemas de hormonas o estrés

Algunas de las causas que llevan a que suframos el sangrado de las encías no se encuentran relacionadas directamente con la boca. ¿Os sorprende? En realidad no, porque ya sabemos que nuestro cuerpo no solo es caprichoso, sino bastante particular en cuanto a la forma de actuar. Las hormonas pueden provocar que la placa en nuestra boca aumente y eso derivará en que sea posible que suframos los sangrados. Algunos de los cambios en las hormonas los sufriremos debido a la menopausia, el periodo o a que nos encontramos en el embarazo. También puede pasar simplemente cuando entramos en lapubertad. Como nuestra encía está especialmente sensible lo que deberíamos hacer es usar un cepillo muy, muy suave.

Encías sangrantes cepillo

Y hablemos de otro motivo sólido: el estrés. ¿De cuántas cosas es responsable el estrés? ¡Lo tenemos encima para prácticamente todo! El cuerpo, al encontrarse repleto de estrés, tiene problemas para luchar contra esas inflamaciones que producen el sangrado en las encías derivado de la presencia de una bacteria (enlazando con lo que hemos comentado más arriba). Esto mismo no solo ocurre con el estrés, sino también si no dormimos lo suficiente o si hacemos uso de una dieta que no sea equilibrada. Si creemos que el problema se puede encontrar en la dieta habrá que cambiar lo que comamos de forma habitual por una combinación de verduras, proteínas, vitaminas C y D. Eso debería ayudar a que nuestras encías puedan combatir las inflamaciones por sí mismas y sin obstáculos.

¿Y si es otra cosa?

Pues sí, aún puede haber otros motivos. Si estamos enfermos y tomamos algún tipo de medicación, es posible que sean los antibióticos los que se estén encargando de que tengamos problemas en las encías. Hay varias pastillas y medicamentos que pueden afectarnos en este aspecto. Uno de los problemas es que nuestra boca se seca y cuando se seca hay una ausencia de saliva que evita que podamos bloquear la aparición de bacterias. Lo mejor en este tipo de situación es hablar con el dentista y comprobar que no hay ninguna medicina que produzca un efecto negativo con nuestras encías.

En último lugar, como ya decíamos antes, hay enfermedades más graves y complicadas que pueden ser las responsables. Desde la diabetes hasta la leucemia. No pensemos en ello de forma muy seria, pero hablemos con el médico para que podamos llevar a cabo una investigación que nos permita salir de dudas. Es fundamental que de una u otra manera tengamos la posibilidad de llegar a la conclusión de cuál es el problema que está provocando que tengamos las encías sangrantes. Como mencionábamos, no hay que dejar pasar esta situación porque a largo plazo nos podríamos arrepentir de una manera considerable. Cuanto antes descubramos porqué nos ocurre, menos serán los efectos negativos que sufriremos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz