Consejos desde la psicología para comenzar una dieta (parte I)

a-woman-hugging-her-bathroom-scales

Son muchas las personas que, a la hora de ponerse a dieta, se encuentran frente a dificultades dobles porque ponerse a régimen no sólo significa dejar de comer ciertas comidas para eliminar grasas y toxinas acumuladas en el cuerpo.

Este proceso también significa que ponerse a dieta es dejar de lado una serie de patrones y hábitos mentales y ciertas actitudes que se relacionan con la conducta y los hábitos de la persona.

En este artículo desarrollaremos ciertas indicaciones que se dan desde la psicología para poder llevar a cabo una dieta integral, que incorpore los hábitos alimenticios y los culturales también.

Acompañamiento emocional

Es importante que, durante esta etapa, las personas se encuentren acompañadas emocionalmente y lleven a cabo una dieta que no sólo se enfoque en las comidas, sino que también tengan en cuenta las actitudes que deberán cambiar a partir del momento que comienza el régimen. El principal problema comienza cuando no se saben las razones por las que actuamos y, de esta forma, se debilita la voluntad.

Lo importante es saber que la razón es la fuerza que le da potencia a la acción. Si no tienes razones claras podrías estar actuando a nivel mecánico y no por convicción.

A lo largo de la dieta te pueden surgir ciertas preguntas que nadie podrá responderte, responderlas, te ayudará a reforzar tu voluntad y a vencer los obstáculos para obtener los resultados que deseas.

Pregunta 1: ¿Para qué quiero bajar de peso?

En este caso, tu respuesta debe de ser lo más consiente y clara posible. Además, debes analizarla para que te dé datos claros y no la cuestiones más adelante.

Por ejemplo, si tu respuesta es “quiero bajar de peso para verme bien”. Con esta respuesta estás diciendo que quieres bajar de peso porque en el fondo necesitas la aceptación o aprobación de los demás. Y, quizás eso no es lo que realmente quieres, sino lo que los demás quieren de tí.

Si cambias tu respuesta y dices que lo haces “para sentirme bien, por salud, porque quiero darle lo mejor a mi cuerpo”. Esta respuesta ya tiene otra perspectiva. En este caso, te planteas comenzar algo para tu beneficio, ésto te dará más fuerza y voluntad porque tu persona se encuentra delante de todo objetivo.

Vía: biomanantial.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz