Empastes, ¿riesgo por la presencia de mercurio?

Empastes de riesgo

¿Son los empastes peligrosos para el organismo? Es algo que un nuevo estudio ha intentado esclarecer después de que salieran a relucir varios factores relacionados con la presencia del mercurio en el proceso. La buena noticia que ya os avanzamos es que se ha determinado que los empastes no son un riesgo ni siquiera en aquellos casos en los que hay personas con una gran cantidad de ellos.

Empastes ¿peligrosos?

Lo debatido desde Estados Unidos consistía en si la amalgama que se usa para poner los empastes en la boca de los pacientes suponía algún riesgo. El principal motivo de ello se encontraría en que esta se encuentra fabricada con una aleación de varios metales, entre los que se incluye el mercurio. Y todos sabemos que el mercurio no es algo que pueda campar a sus anchas por nuestro organismo. A la vista de este conocimiento desde la Universidad de Georgia se buscaba constatar si esto suponía o no un riesgo para las personas. Al fin y al cabo, cada vez nos cuidamos más la salud dental y los empastes ya han pasado a ser algo muy frecuente entre todo tipo de personas. Los resultados concluyen en que los niveles de sangre sí aumentan por la presencia de esta relación indirecta del mercurio, pero sin suponer ningún tipo de riesgo para la salud. Hasta con unos cuantos empastes la cantidad de mercurio en sangre será totalmente inocua y no habrá que preocuparse por ella.

Un estudio a conciencia

Para que esta información tuviera fundamento y pudiera usarse como verificación ante la duda, los responsables del estudio analizaron a más de 14 mil personas. Lo hicieron comparando los historiales dentales y sanitarios que habían ido presentando y actualizando a través de los años con la intención de comprobar si había algún tipo de relación con la presencia de los empastes, el mercurio y problemas en el organismo. Las conclusiones que se han obtenido van un poco más allá de esto.

Lo primero a tener en cuenta es que la cantidad de mercurio no excede en ninguno de los casos aquella que el cuerpo puede soportar como límite para no encontrarse ante problemas de salud. Sí es verdad que aumenta la tasa de mercurio en sangre debido a los empastes y que quienes han tenido procesos de restauración dental tienen una mayor concentración del metal que el resto de las personas. Se llega a mencionar que la cantidad presente puede ser de un 150% superior a la de una persona con la boca sana que nunca ha ido al dentista. Pero aún así, no hay de qué preocuparse, puesto que los límites siguen controlados. El estudio tomó de referencia a pacientes que tenían incluso ocho empastes y se concretó que en sus casos tampoco existía riesgo, lo que ha permitido a muchas personas respirar un poco más tranquilamente.

riesgo por mercurio

Datos a tener en cuenta

Si bien no existen riesgos por aumentar la concentración de mercurio desde los empastes la Asociación Americana de Odontología ha querido hablar al respecto. Para empezar ha dicho que no se plantea realizar ningún cambio respecto al status quo que tienen los empastes y la forma en la que se introducen a través de las amalgamas. Tal y como está la situación dental actual no hay riesgos, así que no hay necesidad de complicar el sector. Por otro lado, ha hecho especial hincapié en que hay que recordar que existen dos tipos de materiales que se utilizan para realizar las intervenciones dentales. Y solo con uno de ellos, la amalgama, existe presencia de mercurio junto a otros metales. La otra opción es el composite, en el cual es cierto que no hay ningún trazo de mercurio. Esto podría significar un punto de inflexión para que algunos profesionales, aunque saben que no hay riesgo con el mercurio, cambien sus hábitos y técnicas, dado que nunca se sabe qué puede llegar a cambiar en el futuro.

Dicho esto, si tenéis cita con el dentista para que os ponga algún empaste, ya no tenéis excusa para libraros de la temible visita. Aunque hay que reconocer que en los últimos años han cambiado mucho las técnicas de empaste y cada vez es un proceso menos aterrador, algo que le debemos a los avances que se han producido en el sector odontológico y a la aparición de nuevas herramientas de intervención.

Los resultados del estudio se publicarán antes de acabar 2016 en una revista científica, pero sus responsables han querido compartirlos rápidamente online a sabiendas de que la discusión sobre si los empastes son un riesgo o no está despertando todo tipo de opiniones en la red. Por ahora el debate debería quedar claro y cerrado, con la conclusión de que los empastes no suponen ningún tipo de riesgo para las personas que los tienen, incluso en aquellos casos en los que se supere la cantidad habitual.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz