Embarazo: cuida tu ingesta de ácido fólico

Si estás en la dulce espera, o aún más, si planeas ser madre en el futuro inmediato, será mejor que ya vayas cuidando tu cuerpo y alimentación. En este último sentido, recuerda que un nutriente que deberás incorporar y es esencial en esta etapa tan única de la mujer, es la vitamina B9 o también llamada ácido fólico.

Esta vitamina cumple varias funciones importantes en nuestro organismo: en principio, participa de la síntesis del ADN (es decir, del material genético), así también tiene su rol en la producción y maduración de los glóbulos rojos, las células de la sangre encargadas de, nada más y nada menos, que el transporte del oxígeno, así como también participa en la formación de glóbulos blancos.

Como verás, todas estas funciones son de vital importancia no sólo para la mujer sino también, y más aún, para el nuevo ser en formación.

Lo cierto es que la falta de vitamina B9 puede traer en consecuencia una anemia, trastornos digestivos, falta de apetito, debilidad generalizada e incluso úlceras bucales y depresión, en los adultos.

En el caso del embarazo, un pobre aporte de ácido fólico hacia el feto en los primeros meses de gestación puede llevar a problemas congénitos y defectos en el desarrollo del tubo neural, tal como la espina bífida, que puede presentar distintos grados de gravedad.

Ante esto, es crucial tomar conciencia de la importancia de esta vitamina e incorporarla en cantidades suficientes. En el caso de las mujeres embarazadas, la ingesta diaria recomendada es de 600 microgramos, mientras que en la lactancia con 500 microgramos al día,, estará bien.

En los adultos, la cantidad recomendada de ácido fólico es de 400 mg al día, en los adolescentes entre 300 y 400 mg., mientras que para los niños de hasta 8 años, se considera que 200 microgramos será suficiente.

En cuanto a las fuentes de ácido fólico, vale destacar que se encuentra en mayor medida en los alimentos de origen vegetal, tales como cereales integrales (una taza aporta poco más de 220 mg), las verduras de hoja verde, como espinacas que contienen algo de 260 mg. por una taza hervida ó la acelga, unos 60 mg., y las lentejas (una taza ó 200 gramos, 358 mg. de vitamina B9).

Otras fuentes a tener en cuenta: habas, espárragos, arroz, coles, lechuga, aguacates, naranjas, bananas, etc. También puede encontrarse en la leche y otros derivados lácteos.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz