El uso de tacones altos en mujeres embarazadas propiciaría hinchazón de pies y otros trastornos

Varias veces hemos alertado en Vitadelia sobre el uso y abuso de los tacones altos en las mujeres, ya que no sólo pueden causar dolores en la espalda y pies, sino que incluso pueden deformarlos.

Recientemente, la Sociedad de Pedicuros y Podólogos de Reino Unido dio a conocer un estudio en el que se ha hecho una nueva advertencia con respecto a los zapatos de tacos elevados, y, en específico, en relación con las  mujeres embarazadas.

El uso de este tipo de calzados durante la “dulce espera” tendría un “enorme impacto” para la salud de estas mujeres, ya que también propiciaría la inflamación de los tobillos y la hinchazón del cuerpo en general.

“Los tacones altos alteran la postura, acortan los músculos de la pantorrilla y generan una mayor presión en rodillas y espalda“, explicó Lorraine Jones, autora principal del trabajo.


Además, durante el embarazo “los músculos y los ligamentos se ablandan y se estiran debido a un aumento de la hormona relaxina (que producen los ovarios durante esta etapa), lo que hace a los pies más propensos a esguinces de tobillo o de ligamentos todos los días”, añadió.

El trabajo constó en realizar una serie de encuestas a más de mil embarazadas sobre el tipo de calzado usado: de este modo, se encontró que la gran mayoría de las futuras madres no empleaban el más adecuado.

Zapatillas de danza, sandalias de playa, tacones altos y botas planas, fueron algunos de los calzados más nombrados, todas opciones que “no ofrecen mucho apoyo” al andar.

Además, siete de cada diez de estas mujeres admitieron haber sufrido problemas en los pies durante sus embarazos: en un 45 por ciento de los casos se mencionó como trastorno hinchazón generalizada, en el 37 por ciento, tobillos inflamados, y en un 16 por ciento, dolor en el arco y en el talón.

Ante estos datos, desde la sociedad de ha pedido a las futuras madres que opten por un calzado cómodo, amplio y firme que les propicie el adecuado apoyo para evitar dolores y el “daño a largo plazo”.

Finalmente, y en caso de que se quiera usar tacones, se ha recomendado que no sea superior a los tres centímetros, ya que esta medida sí podría desplazar el peso corporal un poco más arriba en el pie y aliviar la sensación de incomodidad.

Vía Europapress

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz