El Síndrome del Ojo Seco, una molestia muy frecuente

ojo

El llamado síndrome del ojo seco (SOS) es un trastorno muy frecuente, que afecta a más de cinco millones de españoles, y en verano se ve potenciado por varios factores, el aire acondicionado y los ambientes externos, pero también las pantallas digitales tan extendidas por nuestros días son factor principal de este problema, ya que retardan el parpadeo.

El SOS es muy molesto ya que causa irritación ardor, sequedad, y fatiga ocular, entre otras molestias, y si bien puede sufrirlo cualquier persona, de todas las edades, es más frecuente entre las mujeres de entre 40 y 50 años.

Como bien indicó Nieves Alonso Formento, oftalmóloga de la Unidad de Oculoplástica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el síndrome del ojo seco se trata de “una enfermedad de las lágrimas y de la superficie ocular, que provoca síntomas de incomodidad, alteración de la visión e inestabilidad de la película lagrimal, con posible daño de la superficie del ojo“.

Además, estas personas pueden presentar problemas para leer, con mayor sensibilidad a la luz y una sensación de ‘arenilla’ en los ojos, lo que no sólo es muy molesto sino que también puede influir negativamente en la calidad de vida.

La experta indicó que el SOS se puede dividir en dos grupos: el provocado por déficit de la capa acuosa de la película lagrimal, y el producido por el aumento de la evaporación de las lágrimas.

Según añadió, en el primer caso suele estar directamente relacionado con el llamado síndrome de Sjögren: además de irritación ocular, se asocia con otras patologías, como la sequedad de las mucosas.

Factores de riesgo

El SOS se puede dar más en los adultos mayores, por lo que la edad avanzada es un factor de riesgo.

Falta de vitaminas.

Intervenciones quirúrgicas, como la de cataratas o la refractiva.

Uso de lentillas de contacto.

Embarazo.

Alergias.

Exposición al sol, por ello, durante el verano suele ser también más frecuente.

El cigarrillo.

Ciertos tratamientos médicos avanzados como la quimioterapia.

Las pantallas digitales que ralentizan el parpadeo, aunque no nos demos cuenta de ello.

La contaminación.

El aire acondicionado (o la calefacción)

Según Nieves Alonso, “también influye la postura ante el ordenador. Inconscientemente uno está atento frente a la pantalla y parpadea muchísimo menos, entonces el ojo se reseca más por ese motivo“, informó textualmente.

Así también, otros medicamentos como los anithistamínicos, diúreticos o antidepresivos pueden propiciar la aparición del síndrome de ojo seco, así como enfermedades como la diabetes o el déficit de vitamina A.

Recomendaciones

Usar humidificadores en casa, para evitar el ambiente seco.

Consultar a un especialista para seguir un tratamiento tópico.

Llevar siempre gafas para el sol, como protección de nuestros ojos (tanto del sol como del viento).

Cuando se deba trabajar en el ordenador, hacer pausas periódicas, y tratar de parpadear más seguido.

Evitar permanecer largos ratos en lugares climatizados.

Así también, procurar no andar en sitios contaminados o donde el aire sea seco o esté viciado.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz