El problema de la sal añadida en los alimentos industrializados

La gran mayoría de los alimentos industrializados disponible en los Estados Unidos tienen demasiada sal oculta, de aquí que los reguladores de la industria quieran reducirla para ayudar en la prevención de la hipertensión y demás trastornos asociados.

Según dijo la Comisionada de la Administración de Alimentos y Medicinas del país americano (FDA), la doctora Margaret Hamburg, se cree que se podrán conseguir algunas “reducciones sustanciales”, y para ello se vienen manteniendo conversaciones con los fabricantes para poder dar forma “a una estrategia”, la de “trabajar de manera conjunta“.

Sin embargo, la FDA también quiere cuidar cómo será el proceso, es decir, asegurarse de que se haga de manera gradual para que las papilas gustativas de los consumidores se vayan acostumbrando a los cambios, que se espera sean de la forma menos notoria posible.

En promedio, los norteamericanos consumen una cucharadita y media de sal por día, esto es, más del doble de lo que se requiere para mantener la salud en buen estado. Esta cantidad, por el contrario, es más que suficiente para aumentar los riesgos de sufrir hipertensión, apoplejías y otros problemas serios de salud.

Y, lo más destacado, es que el mayor porcentaje de esta sal no proviene directamente del salero sino de otros alimentos procesados y de los platillos de los restaurantes.

Desde los centros médicos se aspira también a lograr una reducción del contenido de sodio en los alimentos y que la FDA ponga un límite en este sentido. La cantidad de sal máxima por día no debería ser superior a la media cucharadita, nivel que “debería ser el obligatorio“, según afirmó la doctora Jane E. Henney, de la Universidad de Cincinnati y ex comisionada de la FDA.

Finalmente, vale recordar que uno de cada tres adultos en Estados Unidos sufre de presión arterial alta, que a su vez es la principal causa de infartos, derrames cerebrales y fallos renales. Relación similar se da también en los demás países occidentales.

Al elevado consumo de sal, el tener sobrepeso y escasa actividad física, son también factores cruciales que aumentan el riesgo de sufrir presión arterial. La Asociación Médica Estadounidense ha asegurado que 150.000 vidas podrían salvarse al año si se redujera a la mitad el consumo de sodio en alimentos procesados y en comidas en restaurante.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz