El hígado graso: información importante

El hígado

cumple muchas funciones químicas esenciales para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Este órgano purifica la sangre. Además, ayuda al cuerpo a utilizar los alimentos como nutrientes y a digerir las grasas por medio de la bilis.

También almacena vitaminas y minerales. Debido a todas estas funciones, cuando el hígado no funciona correctamente se producen ciertos problemas. El hígado graso es causado, principalmente, por la mala alimentación. Por otro lado, la obesidad, la diabetes, la desnutrición y el elevado consumo de alcohol influyen en la aparición de esta enfermedad.

El hígado es llamado el fiscal de tránsito de los alimentos. Entre las funciones que podemos destacar, se encuentran:

  1. Al comer almacena el azúcar de los alimentos.
  2. Después de dos horas sin comer decide liberar el azúcar almacenado.
  3. Después de cuatro horas sin comer ordena traer grasa al hígado pata fabricar más azúcar.
  4. Cuando el hígado permanece atascado en el tercer estado, comienza a acumular mucha grasa. Por este motivo la enfermedad se llama hígado graso.

Síntomas

Aunque las algunas personas tengan el hígado inflamado, muchas veces no sienten molestia o dolor. Sin embargo, deben llamar nuestra atención los siguientes síntomas:

  • Ansiedad en la tardes.
  • El colesterol alto
  • La grasa abdominal.
  • La aparición de verrugas en el cuello y las axilas.
  • Caída del cabello.
  • Acné.
  • Ronquidos.

Prevención

Para prevenir esta enfermedad, primero debemos evitar el consumo excesivo de alcohol, pasar hambre por un largo tiempo, consumir escaso nivel de proteínas en nuestra dieta diaria y, por otro lado, grasas en demasía. Si seguimos estas indicaciones, podemos ayudar a nuestro organismo a prevenir tener hígado graso.

Además de estas indicaciones, hacer deporte regularmente le aporta grandes beneficios a tu hígado. La actividad física ayuda a quemar grasas, toxinas, purifica la circulación de la sangre, entre otros beneficios. También producimos más hormonas que ayudan a la salud. Por otro lado, bajamos el colesterol malo y combatimos el hígado graso.

El tratamiento a seguir

El hígado graso no tiene cura. Sin embargo, se puede tratar de disminuir su proceso evolutivo.

Es recomendable evitar algunos medicamentos como: pastillas anticonceptivas, Postinor, Sibutramina, Xenical, pastillas chinas, Fruta Planta, Carnitina y especialmente no tomar Glucosamina. Por su parte, algunos especialistas consideran que la vitamina E es totalmente inútil para mejorar el hígado inflamado.

Vía: Líneayforma.comVoces.huffingtonpost.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz