El fumar acelera el envejecimiento de la piel

El fumar acelera el envejecimiento de la piel 1

No es la primera vez que se advierte sobre los daños que provoca el fumar en la piel: el tabaco no sólo perjudica los pulmones y la salud en general, sino que también acelera el envejecimiento celular. Así se ha vuelto a confirmar en un estudio realizado en Estados Unidos, en el que participaron los hospitales de la Universidad de Cleveland.

El trabajo se realizó sobre hermanos gemelos, en cuyos casos había fumadores y no fumadores. Según los resultados publicados en la revista especializada Plastic and Reconstructive Surgery, los hermanos fumadores mostraron arrugas mucho más pronunciadas y una apariencia mayor -en comparación con su otro gemelo no fumador-.

La experiencia fue en un festival, y consistió en lo siguiente: se utilizaron fotografías de 79 pares de gemelos, y se les mostró estas imágenes a una serie de expertos que debían analizar las arrugas faciales en función de la edad de los participantes (que rondaba los 40 años en promedio). Además, unas tres cuartas partes de ellos eran mujeres.

El jurado desconocía cuál de los hermanos era fumador, pero las apreciaciones fueron concluyentes: no sólo acertaron, sino que dijeron que los fumadores parecía mayor en un 57 por ciento de los casos.

Otros factores relacionados con el envejecimiento como son el uso de protector solar, el consumo de alcohol y el estrés en el trabajo resultaron ser similares entre gemelos fumadores y no fumadores.

Lo cierto es que está comprobado que el tabaco y el humo del cigarrillo resta vida a la piel, y acelera el proceso de envejecimiento. Los fumadores no sólo suelen tener más arrugas sino que sus características son distintas, más profundas y marcadas.

Las toxinas del tabaco son el gran responsable de esto: el humo del cigarrillo contiene unos dos billones de radicales libres que aceleran el proceso de oxidación y envejecimiento de millones de células.

Además, el humo del tabaco afecta la correcta hidratación y nutrición de la piel, ya que no sólo la reseca sino que también la nicotina provoca que las arterias y venas se contraigan y reduzcan su calibre, por lo que la irrigación se ve afectada. Y como si todo esto fuera poco, el monóxido de carbono del humo restringe la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz