El cuidado de los ojos y los alimentos

Como en todo, los alimentos que escojamos será pieza clave para el cuidado de nuestros ojos: las vitaminas A y D son esenciales para una buena vista, pero también el consumo de antioxidantes, como vitamina E y C. Pero además, algunos trastornos de la vista se relacionan con la diabetes y la obesidad: las cataratas o la degeneración macular pueden acelerarse en casos de sobrepeso u obesidad, colesterol algo o hipertensión arterial.

La explicación a este vínculo es simple: los vasos sanguíneos de los ojos son muy pequeños y cualquier alteración en el sistema cardiovascular puede dañarlos y perjudicar la visión a largo plazo.

Por lo tanto, la dieta es fundamental para unos ojos sanos y funcionales por más tiempo. Veamos entonces algunos consejos básicos relacionados con la alimentación para cuidar nuestra visión.

En principio, habrá que optar siempre por incorporar abundantes frutas y verduras, aceites de origen vegetal y optar más bien por una dieta vegetariana, y, en caso de consumo de proteína animal,  preferir pescados a otras carnes.

Por el contrario, una alimentación rica en proteína animal y grasas saturadas, así como en azúcares y productos refinados -que favorecen la obesidad y otros trastornos como la hipertensión arterial, diabetes e hipercolesterolemias-  estará vinculada con un mayor riesgo de envejecimiento prematuro ocular.

En cuanto a los alimentos puntualmente, del grupo de vegetales, incorpora opciones y de los colores más brillantes: las verduras y frutas de color rojo y amarillo intenso (la conocida zanahoria, aliada de los ojos por su alto contenido de beta caroteno propulsor de vitamina A), y las verduras de color verde intenso y amarillo oscuro (tales como las pertenecientes a la familia de la col: coliflor, brócoli, coles de Bruselas, etc.).

En este sentido, es válido recordar que cuanto más a punto esté una fruta u hortaliza, con color más intenso y brillante, mayor será su concentración de pigmentos y vitaminas y, por ende, más nutritiva y saludable.

Finalmente, destacan los pigmentos la luteína y la zeaxantina, que se encuentran en elevadas cantidades en el maíz, las espinacas y también en la yema del huevo.  Otras fuentes vegetales incluyen el tofu, las almendras y las nueces.

Sino también pueden encontrarse en los aceites del pescado y en mariscos, u otros pescados como el salmón, la anchoa, la sardina, entre otros.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz