El consumo de manzanas y peras reduciría el riesgo de sufrir un ACV

Ya se sabe que las frutas deben ser un pilar en nuestra dieta: sabrosas, refrescantes y, sobre todo, nutritivas. Ellas nos aportan la mayoría de vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita para su óptimo funcionamiento. En este sentido, siempre ha estado la creencia de que una manzana al día mantiene alejado el doctor… así también parece las peras.

Pues, un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad Wageninsen de los Países Bajos halló que consumir frutas blancas, es decir, manzanas y peras, reduce el riesgo de sufrir accidente cerebrovascular hasta en un 52 por ciento.

En concreto, el trabajo se realizó con la premisa de estudiar la relación existente entre las frutas y verduras de un determinado color y su protección sobre el riesgo cardiovascular. Resulta que el color de la fruta está ligado con la presencia de una variedad específica de compuesto químico vegetal, o fotoquímicos, que a su vez aportan un determinado beneficio sobre nuestra salud. Los fotoquímicos pueden ser flavonoides, u otros, se clasifican en caretonoides, entre otras variedades.

Lo cierto es que el equipo liderado por la doctora Linda Oude Griep realizó un estudio con más de 20.000 adultos (con una edad promedio de 41 años), a quienes se les hizo un seguimiento por 10 años para averiguar la relación entre la ingesta de frutas y verduras de distintos colores y la salud.

Durante esa década, se registraron 233 derrames cerebrales. Tras analizar los datos disponibles, hallaron que la incidencia de este tipo de trastornos no se había visto influenciado por el consumo de frutas de color naranja y amarillo (frutas cítricas), rojo (fresas, frambuesas, cerezas) ni violeta (uvas), pero sí encontraron una importante protección en el caso de las blancas (manzanas y peras), de más del 50 por ciento, en comparación con quienes habían tenido un consumo bajo de ellas.

Pero aún más, en sus resultados concluyeron que el riesgo de sufrir este tipo de eventos se reducía en un 9 por ciento por cada 25 gramos de fruta blanca consumida. Es decir, una manzana de tamaño pequeño, que no pesa más de 120 gramos, podría contribuir a disminuir el riesgo de ACV en casi el 40 por ciento

Para prevenir el accidentes cardiovascular puede ser útil consumir a diario manzanas y peras, al menos una manzana al día es una buena forma de consumir fruta blanca. Sin embargo otras frutas y vegetales de otros colores tienen otras propiedades gracias a sus fotoquímicos, protegen contra otras enfermedades, de ahí que también sea importante su consumo. Consumir de forma habitual bastantes frutas y verduras es saludable“, concluyó la investigadora principal, Linda Oude Griep.

Vía Doctorweb

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz