El consumo de alcohol en las jóvenes aumentaría riesgo de cáncer de mama

El problema del alcohol en la juventud es un tema que abarca a la gran mayoría de los países, en especial, los del mundo occidental. Según una reciente investigación realizada por la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, las jóvenes que beben alcohol tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedad benigna de la mama (EBM), factor que también aumenta la posibilidad de padecer cáncer en el futuro.

Cerca del 50 por ciento de las mujeres sufre de una EBM, la que se caracteriza por la aparición de un nódulo o anomalía, que por lo general se detecta a través de una mamografía.

“El periodo crítico para algunas exposiciones relacionadas con el cáncer de mama se produce entre la menarquia (primera regla) y el primer embarazo, cuando las células de la glándula mamaria son sometidas a una rápida proliferación y pueden ser más vulnerables a su transformación maligna“, informaron los autores del estudio, liderado por Catherine Berkey.

A lo que añadieron en su artículo en la revista Pediatrics que “los estudios con adultos indican que la ingesta de alcohol aumenta en casi tres veces más el riesgo de desarrollar un tumor mamario“.

De esta investigación participaron, puntualmente, unas 6.899 mujeres cuando tenían entre 9 y 15 años que formaban parte del “Estudio de Crecimiento Actual” del país norteamericano. Para averiguar luego su consumo de bebidas alcohólicas, se les hizo una serie de encuestas cuando tenían entre 16 y 23 años. Entre los 18 y 27 años, se las sometió a otro cuestionario pero para averiguar sobre enfermedades de mama.

Los datos mostraron que 147 participantes informaron tener EBM, y 67 de estos casos se confirmaron luego mediante biopsia.

Tras analizar los resultados, y compararlos con la ingesta de alcohol, los autores encontraron que el riesgo de desarrollar la enfermedad mamaria se elevaba con el consumo de alcohol en la juventud, riesgo que iba aumentando a medida que la ingesta y su frecuencia.

Así, se concluyo que aquéllas que tomaban este tipo de bebidas una o dos veces por semana tenían 1,5 veces más de desarrollar la enfermedad en comparación con las que no lo hacían. Pero este riesgo era hasta tres veces mayor si consumían entre tres y cinco días a la semana, y hasta un 5, 5 más alto si lo hacían durante toda la semana.

Los investigadores estadounidenses concluyeron en su artículo “que de confirmarse los resultados de este trabajo los médicos deberían hacer un esfuerzo para que la edad de inicio en el consumo de alcohol se retrase, así como la cantidad ingerida a la semana con el fin de prevenir la patología benigna de la mama”.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz