El cigarrillo haría aún más daño a las mujeres

El tabaco es un agente destructivo, de a poco, pero mata. Si bien ya se conocen las consecuencias del cigarrillo, esta adicción sigue siendo uno de los mayores problemas sanitarios, y puede llevar a múltiples problemas de salud: desde EPOC y cáncer pulmón o de boca, hasta alteraciones en la memoria y envejecimiento prematuro, entre otros.

Una reciente revisión publicada en la revista especializada The Lancet advirtió que, al parecer, el tabaco sería aún más nocivo en las mujeres que en los hombres, en especial, en lo referido a la salud coronaria.

Según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), el cigarrillo es responsable de cerca de 50.000 muertes anuales en España por dolencias como la bronquitis crónica, el enfisema pulmonar y el cáncer de pulmón y faringe. Pero aún más, sus efectos perjudiciales van más allá y es también factor de riesgo cardiovascular.

La incidencia de enfermedad coronaria -como infarto agudo de miocardio- es tres veces mayor en personas que fuman en comparación con quienes no tienen el mal hábito.

Según este último trabajo, este riesgo sería aún mayor en el caso de las mujeres fumadoras: de hasta 25 por ciento más, que sus pares masculinos.

El riesgo cardiovascular se incrementa un 2 por ciento por cada año que se fuma. Sin embargo, y según señaló la autora principal del trabajo, Rachel Huxley, las mujeres tendrían mayor “capacidad de extraer agentes cancerígenos que los hombres“, a igual cantidad de cigarros fumados. De aquí que ellas tengan, por caso, hasta el doble de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

Con respecto al riesgo cardiovascular, los autores quisieron enfatizar en el hecho de que, aunque la posibilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular es proporcional al número de cigarrillos y de años que se fuma, una vez dejado el vicio, el daño coronario se revierte de forma rápida. Así, en cinco años, el riesgo cardiaco asociado vuelve a los límites normales.

Otro de los riesgos asociados, es el de Ictus o accidentes cerebrovasculares: existe evidencia de que los fumadores tienen hasta tres veces más riesgo de sufrir un trastorno de esta naturaleza. Este riesgo se asocia al número de cigarrillos consumidos por día y es también mayor para las mujeres que para los varones que, además, se incrementa con el uso de anticonceptivos orales.

El tabaco incrementa los niveles de distintos factores de la coagulación, la agregabilidad plaquetar y el hematocrito, reduce por el contrario el colesterol HDL (beneficioso), al tiempo que eleva la presión arterial y provoca lesiones en los vasos sanguíneos, lo cual contribuye a la aterosclerosis. Todos estos factores aumentan el riesgo de hemorragia, trombosis y embolia cerebral. De todos modos, y al igual que con el riesgo cardíaco, si se deja de fumar, entre 3 y 5 años después, el riesgo de ictus se iguala al de los no fumadores.

Finalmente, vale mencionar que dicha revisión incluyó estudios realizados desde el 1 de enero de 1966 hasta el 31 de diciembre de 2010, con datos de más de 3,9 millones de personas y 67.075 eventos coronarios. Aún más, en algunos casos, los seguimientos se realizaron por hasta 40 años, todos éstos datos que dan mayor confiabilidad a los resultados.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz