El agua en verano, “fresquita”

agua

El Doctor Jaume Serra, experto en nutrición informa que el agua cuando hemos de tomarlo después de practicar ejercicio físico, debe estar comprendida en una temperatura entre 10 y 15 grados. A esta temperatura es agua es absorvida más rápido y mejor.

A su vez, Gemma Salvador (dietista) añade que las bebidas que se sirven a través de máquinas expendedoras tienen una temperatura de unos 4 ó 5 grados. Temperatura demasiado fría, y lo que ingerida después de hacer deporte nos puede producir dolores, una absorción más lenta y con dificultades.

También recordamos que en verano es muy importante hidratarse bien, y que es muy peligroso practicar deporte a horas con calor máximo o radiación máxima del sol. Sobretodo para niños, ancianos y deportistas, el agua debe ser su compañero durante todo el verano.

Por último, las bebidas “refrescantes” no son aconsejables para hidratarse, puesto que como ya dijimos anteriormente, son ricas en kilocalorías.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rubén Sanabria

Tengo 18 años, hago un poco de musculación, muchisimo deporte (futbol, balonmano, baloncesto, badminton, natacion, etc). Vivo en Madrid y todos mis conocimientos que tengo y los que estoy adquiriendo serás totalmente para beneficiarte.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz