El ABC de la presión arterial alta

La presión arterial  es, dicho de un modo muy básico, la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias a medida que va fluyendo por el cuerpo, por impulso del latido del corazón.

La hipertensión arterial  se da cuando la sangre se mueve por las arterias ejerciendo una presión mayor a la normal, lo que puede deberse a varios y distintos factores. Si la presión arterial elevada se mantiene en el tiempo, esto puede llevar a problemas de salud, en casos extremos a un infarto o a una trombosis cerebral, entre otros.

Uno de los mayores problemas en relación con la presión arterial y su diagnóstico es que suele no tener síntomas, de aquí que se la denomine el “enemigo silencioso”, y por ello será tan importante tomarse la tensión arterial de forma regular, para ir llevando un control.

Posibles causantes de hipertensión

*Abuso de bebidas alcohólicas.

*El tabaquismo.

*Obesidad.

*Diabetes y/o colesterol alto.

*Vida sedentaria.

*La toma de ciertos medicamentos como las píldoras anticonceptivas o los corticosteroides.

*Problemas renales.

*Apnea del sueño.

*Problemas con la glándula tiroides o las suprarrenales.

*También puede haber una predisposición genética.

*Vale destacar que el paso de los años también predispone a la hipertensión, cuanto mayor se es, más habrá que hacerse mediciones periódicas.

*El estrés o las situaciones de nerviosismo o ansiedad, también pueden subir la presión arterial.

En caso de que se detecte hipertensión, entonces el médico indicará cuál será el mejor tratamiento, según las características personales del paciente. Por lo general, se incidan ciertos cambios en los hábitos de vida y, en casos más graves, o que no respondan a estos cambios, se podrá recetar un medicamento especial.

 Cambios en el modo de vida

*Dejar de fumar, si se es fumador, y de beber bebidas alcohólicas.

*En caso de tener sobrepeso u obesidad, bajar de peso, hasta alcanzar un valor más normal y saludable.

*Hacer ejercicio de forma regular, al menos, caminar a buen ritmo unas tres veces por semana.

*Llevar una dieta saludable, baja en grasas, y con abundante consumo de frutas y hortalizas.

*Limitar el consumo de sodio y cafeína.

El objetivo del tratamiento será lograr reducir la presión arterial hasta valores considerados normales, en sus dos mediciones, la presión arterial sistólica y la diastólica, la que se produce cuando el corazón bombea la sangre hacia fuera y la que se da cuando el corazón se llena de sangre, respectivamente.

Una presión arterial normal deberá ser menor de 120/80, y se considera alta cuando es de 140/90 o más. Se habla de “prehipertensión” cuando las mediciones dan entre 120/80 y 140/90, lo que vale como una advertencia y una buena señal para comenzar a hacer los ajustes necesarios en el estilo de vida para evitar tener hipertensión en el corto / mediano plazo.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz