El 65 % de los españoles consume pocas legumbres

La alimentación, en términos generales, es cada vez más nociva: basada en carnes y productos grasos, las consecuencias nefastas ya son palpables, y, la tendencia parece ser cada vez peor. Si bien en la década del 80, los españoles comían alimentos grasosos en exceso, al menos, consumían más frutas, verduras y más legumbres.

Ahora, la situación ha cambiado, y cada vez se comen menos de estos últimos alimentos, y menos lentejas, alubias y garbanzos: así se desprendió de un reciente estudio realizado por la multinacional Nutrición Center, que concluyó que el 65 por ciento de los españoles sólo consume legumbres unas tres veces al mes o, incluso, menos. Además, sólo el 35 por ciento de los consultados aseguró hacerlo entre dos o tres veces por semana, el mínimo recomendado por los nutricionistas.

Otro dato extraído de este informe es que un 71 por ciento de los encuestados abusa de los hidratos de carbono de asimilación rápida (pasta, pan o arroz, por ejemplo), cuando en realidad son los hidratos de carbono de asimilación lenta -como los que proporcionan las legumbres, ciertas verduras y frutas-, los más recomendados, en especial, cuando se realiza mucha actividad física.

Este tipo de hidrato de carbono tiene una liberación de energía más lenta y sostenida, al tiempo que mantiene el estómago satisfecho por más tiempo.

Sin embargo, los encuestados parecen estar mal informados al respecto, ya que un 68 por ciento dijo creer que la cantidad de hidratos que ingiere es adecuada, mientras que solamente un 24 por ciento reconoció que es demasiada, y un 8 por ciento, la consideró escasa.

De manera general, es válido recordar las propiedades y beneficios más importantes de las legumbres: son alimentos muy completos, aportan proteínas, almidón y fibra soluble e insoluble, minerales y vitaminas, tales como provitamina A y varias del complejo B, contienen bajo nivel de grasas y son hipocalóricas, además, son de fácil conservación y almacenaje.

Finalmente, los expertos recomiendan entonces subir el consumo de estos alimentos y de hidratos de asimilación lenta, como más frutas, y reducir el de pan, pasta y harinas refinadas (no suprimir, pero sí reducir).

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz