El 10 por ciento de los medicamentos que se venden son falsos

medicamentos falsos

Uno de cada diez medicamentos que se comercializan en el mundo es falso, de acuerdo a datos dados a conocer por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Panorama que es peor aún en los países menos desarrollados, este porcentaje alcanza el 50 por ciento, lo que pone en una situación de mayor riesgo y vulnerabilidad a sus habitantes.

De más esta decir que estas cifras son alarmantes si se considera al peligro que esto puede significar, más aún si se considera el hecho de que a simple vista es prácticamente imposible reconocer un medicamento original del falso, tanto el tamaño, la forma, el color y demás características son iguales, lo que varía, precisamente, es el efecto.

Los fármacos falsos son una grave amenaza para la salud pública. En el mejor de los casos lo único que hacen es no ofrecer mejoría a quien lo toma, pero su ingesta puede agravar una enfermedad, producir reacciones adversas, crear resistencias e incluso provocar la muerte“, explicó el doctor Francisco Toquero Torre, vicesecretario de la Organización Médica Colegial de España.

La falsificación de medicamentos es un negocio oscuro que mueve más de 50 mil millones de euros en el mundo. Entre los fármacos más falsificados se encuentran “los antibióticos, analgésicos, esteroides, antihistaminicos, antimaláricos, entre otros”, especificó Toquero.

 Lamentablemente, la falsificación y comercialización de medicamentos es un problema que se expande cada vez más, es que “mientras introducir un nuevo medicamento lleva entre 12 y 15 años y entre 600 y 800 millones de euros, los fármacos falsos no tienen apenas costes, sólo beneficios”, explicó Ricardo Rodríguez, Magistrado de la Sala Penal, al diario ElMundo.

Los datos con respecto a las consecuencias que pueden traer estos fármacos falsos son elocuentes: como ya se dijo anteriormente, los países menos favorecidos se llevan la peor parte, en Africa, por ejemplo, un 20 por ciento de las muertes por malaria son provocadas por antipalúdicos adulterados.

En varios países de este continente, se calcula que entre un 60 y un 90 por ciento de los antimaláricos elaborados tanto en el lugar como los importados no pasan las pruebas de calidad.  

Los mortales resultados de este negocio se han visto en numerosas ocasiones: en Nigeria, en 1990, 100 niños murieron por un jarabe para la tos falsificado, en Haití 59 pequeños corrieron la misma suerte por otro jarabe, mientras que en Camboya, por caso, medicamentos falsos para la malaria se cobraron la vida de 30 personas.

Vía ElMundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz