Ejercitación y meditación, dos formas de relajarse y concentrarse, pero de distinta manera

Hay muchas más buenas razones para hacer ejercicio que modelar el cuerpo, deshacerse de la grasa de más o ganar masa muscular -lo cual ya no es poco-: también es una interesante forma de liberarse del estrés, aquietar nuestra mente y sentirse mejor, tanto física como anímicamente.

Ante estos beneficios que podríamos llamar “inmateriales” se puede decir que el ejercicio se parece también a una “meditación”, y por varios motivos. Claro que no decimos que sean lo mismo, ya que uno trabaja desde la acción física y el otro desde la quietud, pero sí que pueden reportar, en algunos sentidos, beneficios similares.

*La actividad física es un excelente complemento de la vida cotidiana, ya que es algo que se suma a la vivir y le agrega “color”. El ejercicio, como la meditación, nos brinda más energía, nos ayuda a concentrarnos y con los pies sobre la tierra, y nos permite estar más serenos y enfocados.

*No hay una “única forma” de hacerlo. Así como todos meditan con su propia técnica, según lo que es más útil a cada cual, también hay distintas maneras de ejercitar, según las características, posibilidades y preferencias de cada uno. Mientras hay quienes prefieren correr intensamente, y lo disfrutan, hay otros que prefieren ir a una clase de salsa. No importa el cómo, lo importante es hacerlo y ser perseverante.

*Mejora el corazón. La meditación nos relaja y armoniza el ritmo cardíaco, y el deporte nos fortalece y también actúa beneficiosamente sobre el corazón, aunque desde una óptica distinta, también potencia nuestro sistema coronario.

*Son actividades que hacemos por nosotros mismos. Si bien el deporte puede implicar un otro, o una competencia, la esencia de la actividad física es hacerlo por uno mismo, por un mayor bienestar, al igual que con la meditación.

*En ambos casos, uno puede alcanzar una especie de “estado zen” de ecuanimidad, conexión y bienestar.

Al concentrar la mente en nuestra respiración y, en el caso de la ejercitación, en lo que hacemos, se alcanza un estado de relajación mental que puede perdurar más allá de la práctica misma.

Vía Zentofiness.com

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz