Ejercicios para fortalecer las piernas: estiramiento

 

A continuación te mostramos una serie de ejercicios de estiramiento para piernas

para realizar luego de tus rutinas de ejercicio. El estiramiento servirá para aumentar o mantener la flexibilidad de tus músculos, lo que ayudará a un mejor movimiento de las articulaciones.

Otro beneficio que lograrás, es una disminución de posibles dolores musculares luego de realizar ejercicios. Por otro lado, aquellas personas que tengan alguna dolencia ósea, deberán consultar a su médico antes de llevar a cabo estos ejercicios de estiramiento.

Estos son algunos de los ejercicios que puedes realizar, según los músculos que has trabajado con anterioridad.

Estiramiento de pantorrillas

Posición:

Inclínese hacia delante apoyado en una pared. Coloque una pierna flexionada hacia el frente y la otra estirada. Apoye totalmente las plantas de los pies en el suelo y hacia delante.

Movimientos:

Flexione los brazos, como indica la figura, desplazando su peso corporal hacia la pared. Espire el aire lentamente, mientras flexiona la rodilla adelantada. Repita el ejercicio con la otra pierna.

Especificaciones:

Para volver a la posición inicial, hágalo lentamente, mientras toma aire en abundancia. La cabeza, el cuello, la columna, la pelvis, la pierna estirada y el tobillo deben formar una línea recta.

Estiramiento de cuádriceps

Posición:

Colócate de rodillas con las piernas juntas. Apóyate con los brazos rectos, como indica la figura. No arquees la espalda ni apoyes las nalgas en los talones. Mantén los talones a los lados de los muslos, y la punta de los pies tiene que ir dirigida hacia atrás.

Movimientos:

Espira el aire lentamente mientras te inclinas hacia atrás. Contrae los glúteos y rota la pelvis, evitando que las rodillas se separen del suelo o se distancien entre ellas, tampoco los pies deben girar hacia afuera.

Especificaciones:

Para volver a la posición inicial, hágalo lentamente, mientras toma aire en abundancia.

Estiramiento de flexores

Posición:

Siéntate en el suelo con una pierna estirada. Flexiona la otra pierna hacia adentro con el talón tocando el muslo opuesto. Mantén la pierna estirada recta y extendida.

Movimientos:

Espira el aire lentamente, mientras bajas la parte superior del cuerpo hacia el muslo. Agarra con las manos el tobillo, los brazos deben quedar bien estirados. Repite el ejercicio con la otra pierna.

Especificaciones:

Vuelve a la posición inicial lentamente mientras tomas aire en abundancia. Trata de contraer el cuádriceps para disminuir la tensión en los flexores de dicha pierna.

Vía:

Infomed

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz