¿Cuáles son los efectos de respirar mal?

Aprender a no respirar mal

No creáis que pretendemos corregiros, pero hay una acción que todos hacemos para sobrevivir y que muchas personas ejecutan mal. ¿Sabíais que muchas veces el estrés o las emociones negativas se generan porque somos víctimas de respirar mal? No, no es por culpa del aire que inhalamos. Es porque realmente estamos haciendo mal el proceso de nutrir nuestro cuerpo de oxígeno. Esto hace que aparte de influir en nuestras emociones, también afecte a la postura natural de nuestro cuerpo y a su vez a la capacidad pulmonar. Y todo por acumular todo el aire en el pecho, desaprovechando así casi el 25% de nuestra capacidad pulmonar.

¿Conoces la respiración diafragmática? Si, la misma que utilizan los cantantes a la hora de interpretar sus piezas musicales. No solo la usan para proyectar mejor la voz, también lo hacen con el objetivo de aprovechar toda la capacidad de sus pulmones y así no quedarse sin aire entre palabra y palabra. Pero no, no hace falta ser profesional o trabajar duro para lograr respirar de forma diafragmática, nuestro cuerpo adopta ese tipo de respiración de forma natural cuando dormimos. Lo que pasa es que no nos enteramos cuando el cuerpo empieza a relajarse y a respirar de esa manera.

¿Podemos respirar mal si no lo hacemos por el abdomen?

Una de las razones de peso es porque ayuda a eliminar el estrés y a gestionar mejor las emociones. Respirar hinchando el pecho hace que todo el oxígeno quede en la parte superior del torso, evitando que el cuerpo se oxigene al 100%, lo que provoca un pequeño nudo de emociones en esa zona. Así llevamos a que las malas experiencias que pueden surgir del día a día nos hagan más daño y ocupen buena parte de nuestro pensamiento, provocando que no podamos avanzar el resto de la jornada sin pensar en ese momento en que te has sentido triste o derrotado. Sentimientos que pueden durar mucho más tiempo de lo que uno pudiera desear si respiramos de forma errónea. ¡Y todo por no saber deshacer ese nudo de emociones que se crea en el pecho! Pero con tan solo respirar de forma diafragmática puedes relajar el cuerpo, permitiendo que el oxígeno llene por completo los pulmones y ayude al sistema nervioso a relajarse y evitar el estrés.

¿En qué me beneficia la respiración diafragmática?

Aparte de conseguir que tu estado de humor sea más estable y te resulte más fácil gestionar tus emociones, también ayuda a mejorar la imagen que das a los demás. Siempre decimos que no hay que juzgar al libro por la portada, pero todos en mayor o menor medida siempre etiquetamos a las personas por la imagen que nos dan. No importa cuánto deseemos no hacerlo, nuestra naturaleza tiende a observar y catalogar a las personas según su lenguaje no verbal. Algo muy razonable, porque casi el 65% de la información que recibimos de una persona es gracias a sus gestos, su tono o la expresión de su rostro.

Evitar la mala respiración

Ahora pensad en el momento en el cual respiramos por el pecho, los hombros se elevan de forma exagerada en cada respiración, mostrando una imagen llena de inseguridad, algo que no ocurre cuando se hincha el abdomen al respirar. Eso es gracias a que la respiración diafragmática mantiene el torso recto, los hombros quietos y nos provoca una seguridad que se refleja en la postura natural de nuestro cuerpo, la cual en vez de encogerse en cada respiración se mantiene recta y erguida. Esto deriva en que tengamos la cabeza siempre derecha, reflejando una imagen de confianza y frescura que a muchas personas atraerá.

¿Cómo respirar correctamente?

Haz pequeños ejercicios. Los primeros días puede molestar a la garganta, pero todo es cuestión de practicar 10 respiraciones diarias hasta que no duela e introducirlos como una rutina más. Lleva ambas manos a tu vientre y pósalas sobre este, enfocando todo tu esfuerzo en hinchar de aire tu abdomen. Fíjate bien en tus manos porque éstas serán las que te indiquen si estás logrando respirar por el diafragma o si estás dejando que el aire se concentre en el pecho. Como ya adelantamos, los primeros días podemos sentir molestias o picores en la garganta tras la segunda o la tercera respiración profunda. No te asustes, eso es completamente normal debido a la mala costumbre de no llenar por completo los pulmones.

Una buena recomendación es introducir ejercicios respiratorios como el que hemos indicado durante diferentes momentos del día, como si fuera una rutina de ejercicio más. Pronto veréis cómo el cuerpo empieza a adoptar esta respiración como algo normal y lo vuelve a hacer de forma natural porque, si os fijáis, los niños siempre respiran hinchando el abdomen. Esto nos demuestra que a medida que vamos creciendo y se van creando problemas o frustraciones en nuestra vida, nuestro cuerpo responde respirando mal, concentrando una gran carga sentimental y de estrés en el pecho. Así que si no quieres respirar mal recuerda estos consejos que te hemos proporcionado con los que notarás una gran mejoría.

Foto: {Salt of the Earth}

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz