Dormir mal, consecuencias fatales y ¿qué ocurre si no duermo durante 3 días?

Insomnio

En nuestra vida diaria llevamos a cabo un gran número de actividades que pueden llegar a ser realmente agotadoras. El trabajo, prácticas deportivas, las tareas del hogar, salir con amigos… ¿te has parado a pensar todo lo que haces durante la semana? Lo cierto es que no paramos durante muchas horas y luego cuando llega la noche nuestro cuerpo se resiente porque necesita descansar. Dormir unas ocho horas al día después de una jornada cargada de trabajo sería lo ideal, pero en muchas ocasiones lo frecuente es dormir mal y sin conseguir descansar de forma adecuada  durante la noche.

Dormir mal, consecuencias que ni te imaginas

¿Padecemos insomnio? Es muy probable. No te creas que esta situación es inusual, dado que en la actualidad son muchas las personas que padecen este trastorno del sueño que puede dejarnos varias noches sin dormir. Lógicamente esto no es lo más conveniente, porque estamos desgastando nuestro cuerpo y nuestra mente poco a poco. Ni te imaginas las consecuencias que podemos sufrir por culpa del insomnio. Tanto es así que con una media de tres noches sin dormir es más que suficiente para que nuestra cabeza proyecte imágenes irreales, o lo que es lo mismo, que tengamos alucinaciones en algún momento del día.

Aunque no te lo creas, el sueño es uno de los factores más importantes que pueden afectarnos negativamente. Numerosos estudios han revelado que un mal ciclo del sueño puede dañar seriamente nuestra salud, alterar nuestra estado anímico y provocar comportamientos extraños. Así lo ha confirmado en distintos medios el quiropráctico Ata Pouramini. Después de analizar muchos factores y múltiples estados del cuerpo humano este experto ha llegado a la conclusión de que existe una estrecha relación entre el sueño y las personas que presentan cuadros depresivos o padecen trastornos mentales. Indica que hasta puede favorecer a que desarrollemos alzheimer.

El insomnio es un estado realmente desesperante, puesto que notamos que nuestro cuerpo está cansado, que necesita dormir y sin embargo no podemos conciliar el sueño de ninguna de las maneras y nos metemos en un bucle donde el estrés y el agobio son los principales protagonistas. Este trastorno nos aleja de la realidad, nos volvemos mucho más sensibles a todo lo que nos rodea y en los casos más graves provoca, como decíamos antes, que veamos alucinaciones.

¿Qué puede ocurrirnos si padecemos insomnio?

El insomnio no es un estado natural de las personas, por este motivo se le conoce como trastorno del sueño, ya que provoca una alteración de nuestras horas de descanso. Lo malo del insomnio es que puede hacer que entremos en una espiral en la que siempre estemos despiertos, pero tal y como apunta Ata Pouramini el ser humano no es una máquina programada para estar activo las 24 horas del día, necesita unas horas para “reprogramarse” y cargar pilas. Por eso aquellas personas que no pueden disfrutar de este momento lo pasan realmente mal.

Tanto es así que los que no pueden dormir con normalidad no es extraño que padezcan alguna enfermedad de tipo cardiovascular, dado que la falta de sueño castiga demasiado a la presión arterial y al corazón, así como otras afecciones que se desarrollan por un mal funcionamiento del organismo en general. Según algunos expertos de la Universidad de Berkeley, en California, el sueño es una sensación que llega en un momento determinado del día, generalmente por la noche y es aquí cuando el cerebro intenta recargarse y eliminar todo aquello que le sobra. Es una especie de limpieza exprés para volver a estar al 100% a la mañana siguiente. Pero si este proceso de saneamiento no se lleva a cabo como es debido al final vamos acumulando todo aquello que queríamos desechar y quedamos afectados.

Además de esto existen otros muchos factores que derivan en el insomnio. Uno de los más habituales es la obesidad. La tendencia a ganar peso de forma exagerada nos afecta directamente a la hora de conciliar el sueño y esto provocará que tengamos una mayor dificultad de concentración y pongamos menos atención y creatividad de forma diaria en lo que hacemos.

En cualquier caso si tus problemas para dormir se dilatan en el tiempo y superan el periodo de un mes Pouramini recomienda que acudamos rápidamente a un especialista, ya que este sabrá cómo tratar nuestro problema y hacer que por fin podamos dormir tranquilamente.

Dormir mal reloj

¿Cómo evitar el insomnio?

Por suerte, el quiropráctico al que hemos hecho mención también suele dar algunos consejos para que podamos luchar contra el insomnio. Recomienda que si tenemos problemas para conciliar el sueño evitemos a toda costa tomar bebidas energéticas y otras que contengan cafeína. También desaconseja los refrescos azucarados. Lo ideal es que si queremos tomar alguna de estas bebidas lo hagamos como mínimo seis horas antes de irnos a dormir.

Para poder descansar como es debido tendremos que intentar buscar las zonas más confortables donde reine el silencio. Cualquier ruido puede ser negativo si somos de sueño “ligero” y por supuesto hay que apagar todos esos dispositivos que nos mantengan entretenidos, como la televisión o los teléfonos móviles. Con respecto a estos, se recomienda que dejemos de utilizarlos dos horas antes de irnos a la cama. Tampoco es bueno llevar a cabo alguna práctica deportiva de gran intensidad justo antes de dormir. Es mejor que hagamos estos ejercicios más intensos con un par de horas de antelación. Pero si realmente queremos descansar lo mejor es practicar actividades como el yoga o algunas de meditación que nos serán muy útiles para relajar nuestra mente y nuestro cuerpo.

Si queremos acabar con el insomnio tenemos que tener muy en cuenta el aspecto de nuestro colchón. En él pasamos muchas horas al día y por ello tiene que estar adecuado a nuestras necesidades y ofrecer las mejores condiciones. Los colchones se estropean con el tiempo, así que es bueno que los cambiemos cada cinco o seis años. Otros consejos que este experto nos propone son tomar una cucharada de aceite de pescado antes de acostarnos, ya que es rico en omega 3 y nos ayudará a conciliar mucho mejor el sueño y en la medida de lo posible aumentar una hora más nuestro tiempo de descanso. Así estaremos más descansados y al día siguiente nos levantaremos con mucha más energía. En este contexto no es bueno mirar el reloj antes de dormir para no agobiarnos con las horas que tenemos de sueño.

Finalmente, si todos estos consejos no te dan resultados y sigues padeciendo insomnio alguna noche, no te desesperes ni te quedes en la cama dando vueltas. Esto no sirve para nada. Levántate y ponte a hacer alguna actividad o cualquier tarea que tengas pendiente, tu cuerpo al cabo del rato se sentirá más cansado y habremos conseguido nuestro objetivo: irnos a la cama realmente exhaustos. En cualquier caso, si notas que los síntomas perduran no dudes en acudir a un especialista para que te trate este trastorno y por supuesto evita tomar cualquier pastilla de las conocidas como “del sueño” sin antes haber acudido a tu médico, porque dormir mal estará asegurado. Tomar medicamentos sin receta no es recomendable y mucho menos cuando se trata de trastornos de este tipo que afectan a todo nuestro cuerpo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz