Dormir antes, recomendaciones que os ayudarán

Dormir bien

Dormir antes es algo que todos nos proponemos y que no siempre conseguimos. En ocasiones lo que nos lo impide es nuestro propio ritmo de vida. Tenemos tantas cosas que hacer que no nos paramos hasta que nuestro cuerpo no da más de sí y caemos rendidos en la cama. En ese momento es imposible que nos despertemos hasta que la energía suficiente se ha recargado y podemos volver a ser personas de provecho. En otras ocasiones no nos dormimos porque tenemos la cabeza dando vueltas a 1000 temas distintos y no sabemos cómo gestionarlos, calmarlos o solucionarlos. Por eso es muy importante que intentemos poner en práctica recomendaciones como las que os traemos. Así podréis estar más cerca de conseguir vuestro objetivo de dormiros más rápidamente.

Dormir antes con la técnica del 4-7-8

Aplicar esta técnica es más sencillo de lo que parece y con ella podemos conseguir dormir de una vez por todas. La técnica del 4-7-8 ha sido inventada por Andrew Weil, un doctor especializado en salud integral que ha revolucionado al mundo mediante su creación. ¿Qué hay que hacer para aplicar esta técnica? El secreto se encuentra tras un patrón de respiración que debemos realizar de forma pausada paso a paso:

  • Respiramos a través de la nariz con calma y contamos hasta cuatro
  • Mantenemos la respiración y contamos hasta siete
  • Expulsamos por la boca el aire que hayamos retenido y lo hacemos contando hasta un total de 8 mientras hacemos un sonido tipo “whoosh”
  • Repetimos el proceso tres veces más

¿Funciona? Quienes la han probado aseguran que esta es una técnica muy efectiva y que permite que nos durmamos de una forma más adecuada que si simplemente nos tumbáramos en la cama y nos quedáramos relajados. Lo que ocurre durante el proceso es que el sistema nervioso parasimpático recibe una mayor cantidad de oxígeno, ayudando a que alcance un mayor estado de relajación. De forma paralela este método es tan eficiente como contar de forma pausada, porque al fin y al cabo todo lo que nos importa en este caso es que le proporcionemos a nuestra mente una distracción con la cual nos relajemos.

Adiós a los dispositivos electrónicos

Uno de los problemas principales problemas con los que nos enfrentamos cuando intentamos dormir son los dispositivos electrónicos. Estos pueden afectar a nuestros patrones de sueño y es posible que lleven a que tengamos dificultades para dormir. El problema principal se encuentra en la luz que emiten estos dispositivos, la cual lleva a cabo un bloqueo de la producción de la melatonina, una hormona que ayuda a que podamos dormir mejor. Si no nos encontramos en un ambiente de reducida luz no conseguiremos conciliar el sueño. En este proceso nos afectará tanto la luz artificial como la natural, así que habrá que sacar de la habitación los tablets, los teléfonos móviles y cualquier otro tipo de dispositivo que podamos tener en casa. Si no lo queremos llevar fuera del cuarto al menos deberíamos evitar tener estos aparatos en la mesilla de noche. Estar alejados de ellos nos dará la opción, por otro lado, de dejar de pensar en si recibiremos un correo o una llamada.

Trucos para dormir

Busca los botones de tu cuerpo

La acupresión es una técnica que se utiliza en la medicina china tradicional y trabaja de una forma similar a la acupuntura, aunque sin la necesidad de usar ningún tipo de aguja. Si queremos ponerla en práctica en nuestro hogar lo único que deberemos hacer será aplicar presión en partes de nuestro cuerpo que nos ayudarán a dormir. Uno de los puntos que deberíamos tocar será el que tenemos entre la nariz y las cejas, permitiéndonos alcanzar un alto nivel de relajación que nos conducirá al sueño.

Intenta no dormirte

Varios estudios que se han llevado a cabo entre personas que sufren insomnio han descubierto que la psicología invertida es un buen sistema para que podamos dormir bien. Lo curioso de esto es que si intentamos mantenernos despiertos, haciendo cosas que estén dentro de un contexto lógico (no veamos la televisión o hagamos otras actividades que no deberíamos realizar), acabaremos durmiéndonos. No es una técnica que puedan utilizar todas las personas, puesto que su nivel de efectividad varía mucho, pero tenemos que tener en mente que se trata de una buena oportunidad para intentar dormir si otras opciones no nos han sido útiles.

Si aún aplicando este tipo de recomendaciones no podemos dormir nos quedarán otras muchas posibilidades. Cambiar la almohada es importante, pero también dormir de una forma más cómoda y ajustar la temperatura de nuestro sistema para intentar que el sueño nos venga más rápidamente. Recordemos siempre que dormir antes puede ser muy beneficioso para nuestro organismo, proporcionarnos una mayor estabilidad y un punto de apoyo importante sobre el cual reconducir nuestra vida. Si dormimos las horas adecuadas, nos encontraremos mucho mejor, ya lo veréis.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz