Dolor en los senos, causas comunes

Dolor en los senos

¿Podemos decir libremente que estamos cansadas del dolor en los senos? Pasa a menudo y aunque nuestra pareja no lo quiera entender, es algo que molesta, y mucho. Hay ocasiones en las que sabemos, porque nos conocemos a nosotras mismas, cuál es el origen de este dolor. En otros casos nos despista un poco y no llegamos a tener claro a qué se puede deber. Y es entonces cuando nos preocupamos, porque tampoco es normal que nos duelan sin venir a cuento. Por eso hoy queremos compartir con vosotras una serie de causas de este tipo de dolor para que la próxima vez que lo sufráis tengáis algo con lo que compararlo. Lo que sí os decimos, por otra parte, es que del total de mujeres que sienten dolor en esta parte tan privada, solo hay un 15% que acaban necesitando algún tratamiento médico. En los demás casos todo se soluciona con más facilidad.

Dolor en los senos, las medicinas

Resulta frustrante que en tantas ocasiones a lo largo de nuestra vida tengamos que lidiar con el problema de saber que las medicinas pueden ser el causante de tantos efectos secundarios. Las tomamos porque las necesitamos para solucionar algún problema, pero mientras las tomamos estamos viéndonos afectadas de otra forma. ¿Entonces qué hacemos? Al menos deberíamos saber que en una gran cantidad de ocasiones en dolor en los pechos se debe a que estamos tomando ciertas medicinas. No unas determinadas, dado que el rango delas que pueden producir este efecto secundario son demasiado amplias. Algunos anticonceptivos pueden ser el problema, así como tratamientos para mejorar la fertilidad, antidepresivos, diuréticos o inhibidores variados, como el de la serotonina. Es importante que lo tengamos en cuenta y que hablemos con nuestro especialista para salir de dudas por si podría deberse a este motivo.

Quistes

Tranquilas, no nos alarmemos todavía. La palabra “quiste” suena mal, lo sabemos. Teníamos que incluirla en la lista porque es verdad que en algunas ocasiones el problema del dolor que sufrimos está relacionado con la aparición de uno de estos cuerpos extraños. Pero no siempre tienen que derivar en algo peligroso para la salud. Los quistes son, en realidad, simplemente sacos de líquido que aparecen y desaparecen dependiendo del momento. Pueden derivar en algo peor, pero también pueden no hacerlo tal y como es más frecuente. Si os habéis detectado alguno quizá hayáis visto que no supone ningún riesgo y que dependiendo de si tenéis o no la menstruación cambian un poco de tamaño. En algunos casos no producen ni siquiera dolor. Pero hay que consultar con el médico y que nos realice revisiones para tener controlados estos cuerpos extraños. Además, tengamos en cuenta que lo habitual es que cuando lleguemos a la menopausia estos quistes desaparezcan y que no los volvamos a tener.

Dolor en los senos, causas comunes 2

El sujetador

Quizá lo más sencillo sea lo que nos está provocando el dolor: el sujetador. Es importante que aunque queramos ahorrar todo lo posible y que nuestro objetivo radique en no comprar sujetadores a menudo, sepamos que no podemos llevar puesto uno que se encuentre en mal estado. Es malo tanto que lo llevemos demasiado prieto como demasiado suelto, dado que en ambos casos podemos sentir dolor en los pechos. Hay que asegurarse de que los senos están protegidos de forma adecuada y que así no tengamos ningún tipo de dolor relacionado. Sabemos que en algunos casos es difícil que encontremos sujetadores de nuestra talla, sobre todo si tenemos los pechos demasiado grandes, pero hay que tratar de hacer todo lo posible para disponer de unas prendas que nos eviten problemas.

Enfermedades

Hay varias enfermedades que también son responsables. Una de ellas es la costocondritis, que no afecta directamente al pecho, pero cuyo dolor sí que lleva a que lo sintamos en esta parte del cuerpo. En realidad es una artritis que sufrimos en el esternón, justo en el punto en el cual lleva a cabo su contacto con la zona de las costillas. Hay que tener en cuenta que aunque existe el problema, no es de la zona del pecho específicamente. Algo diferente ocurre con la mastitis, que sí es una infección en los pechos. En este caso hay que seguir un tratamiento de forma inmediata, sobre todo si nos ocurre en la fase lactante, para evitar tener consecuencias mayores a corto plazo.

Y desgraciadamente, el dolor en los senos también puede ser una señal de que tenemos algún tipo de cáncer. En algunos casos el cáncer no produce ningún efecto en esta parte del cuerpo, mientras que en otros los pechos se inflaman más de lo normal debido a la presencia posible de un tumor. Siempre hay que contactar con un profesional de la salud en el caso de tener alguna ligera sospecha de que algo así nos puede estar ocurriendo. Lo más importante siempre es que intentemos mantenernos lo más sanas que podamos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz