Dolor de espalda: consejos para evitarlo

Dolor de espalda: consejos para evitarlo 1

El dolor de espalda es una de las afecciones más molestas, de hecho, uno de cada cuatro españoles lo sufre y es el segundo motivo de consultas médicas. Si bien es más frecuente en adultos de entre 40 y 59 años, cualquier puede sufrirlo. Como causas se mencionan el estrés, la fatiga muscular y las malas posturas.

Según datos actuales, cerca de 10 millones de españoles convive con el dolor de espalda, sobre todo en la zona cervical o lumbar. Si bien cualquiera puede tener dolor de espalda, con el avance de la edad y el desgaste óseo, las posibilidades crecen.

Trabajar todo el día frente al ordenador o dormir en mala postura pueden desencadenar intensas molestias en las cervicales. Por otra parte, las personas embarazadas, con sobrepeso o aquellas que trabajan habitualmente de pie o cargando peso son las más propensas a sufrir molestias en la zona lumbar”, explicó al respecto la doctora Aurora Garre, especialista en este tipo de problemas.

En ambas zonas, tanto en las lumbares como el cervicales, el dolor puede tratarse con masajes adecuados, con la aplicación de calor en la zona afectada o bien, ya en caso más intensos, con el consumo de analgésicos, antinflamatorios o relajantes musculares, siempre bajo supervisión médica.

Sin embargo, y como en todo, la clave está en la prevención: “Aprender a gestionar el estrés y, sobre todo, a mantener una postura correcta cuando trabajamos, caminamos, levantamos peso o dormimos nos ayudará a reducir la tensión en la espalda, y de este modo, a mejorar nuestra calidad de vida y prevenir posibles problemas crónicos”, indicó Garre.

Te contamos a continuación entonces cuáles son las principales recomendaciones para cuidar la espalda:

*Aprende a relajarte: hacer ejercicios suaves de manera regular, estiramientos (yoga, pilates, etc) y aprender a realizar técnicas de relajación son excelentes formas de reducir el estrés y evitar acumular tensiones en los hombros y espalda.

*En la carretera, siempre protegido: cuando conduzcas o viajes en auto, colócate siempre el cinturón de seguridad y, si vas a montar en moto o en bicicleta, el casco.

*Presta atención a tu cuerpo y postura al caminar: son muchas las veces que al no ser conscientes, caminamos encorvados, cargando el peso de los hombros hacia delante. Será importante tomar conciencia y evitar esta tendencia, ya que de lo contrario, la espalda puede doler. Camina siempre erguido, con los hombros en paralelo y la cabeza elevada.

*Vigila tu postura frente al ordenador: la mayoría pasa muchas horas frente al ordenador, por lo que será también esencial vigilar la postura que se adopta. Recuerda que la parte superior de la pantalla deberá estar a la altura de los ojos para evitar levantar o inclinar el cuello; la espalda, apoyada en el respaldo y los pies en el suelo. Una buena silla adaptable en altura y un reposapiés pueden ser herramientas muy útiles, así como también un pequeño cojín ubicado en la zona lumbar.

*Si tienes que agacharte para levantar algo pesado, dobla las rodillas: en lugar de inclinar la espalda, lo más correcto y que no te traerá consecuencias indeseables es doblar las rodillas hacia el suelo para levantar lo que tengas que levantar. Mantén la espalda recta y evita movimientos bruscos.

*Vigila el sobrepeso y practica ejercicio físico regularmente: las personas con sobrepeso sufren una mayor tensión en los músculos de la espalda. Caminar, hacer ejercicios ligeros o nadar de espalda ayudan, además de a controlar el peso, a reforzar la musculatura lumbar. También se aconseja dedicar unos minutos por la mañana a practicar ejercicios específicos para las lumbares.

*Cuida la espalda también en la cama: un buen colchón puede hacer la diferencia. Al momento de elegir, opta por uno que no sea ni demasiado duro ni blando. Se recomienda asimismo dormir boca arriba, colocando una almohada bajo las rodillas y otra bajo las lumbares. Si no resulta cómodo, entonces se puede probar de medio lado, con las rodillas dobladas y una almohada no demasiado alta. Para cuidar el cuello, se recomienda, además, utilizar una almohada cervical.

*Realiza estiramientos del cuello: estos ejercicios deben hacerse todos los días y siempre de manera suave y lenta, de arriba abajo, de lado a lado y de oreja a oreja. Además ten presente que son especialmente importantes antes y después del ejercicio físico.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz