Dolencias de las azafatas comerciales que se pueden prevenir

redes-sociales-publicidad-marketing-directo-publi-azafatas1


Trabajar como azafata comercial es una opción muy interesante en los tiempos que corren, pues cada vez son más los eventos de todo tipo que se realizan para promocionar productos y servicios, y la presencia de azafatas (y azafatos) comerciales es una parte importante también del evento.

En la sociedad actual, el sector servicios cobra una importancia bastante relevante en la economía, y sobre todo en España, donde el turismo, muy relacionado de manera directa e indirecta con el sector servicios, es una de las industrias más importantes del país. La compañía Publi-azafatas forma profesionales en este sector en las ciudades más importantes del país y cubre algunos de los eventos de promoción de mayor trascendencia que se celebran en España.

Si estás interesada o interesado en este sector, puedes contactar con Publi-azafatas agencia en Barcelona o cualquiera de sus otras sedes y recibir información detallada sobre las tareas a desempeñar y los requisitos exigidos para convertirse en azafata comercial.

Problemas de salud y dolencias de esta profesión

Normalmente, las dolencias físicas más relacionadas con esta profesión tienen que ver con problemas musculares y problemas físicos que afectan a determinadas zonas del cuerpo, como los pies, las articulaciones o las rodillas, ya que una jornada habitual de trabajo para una azafata obliga a ésta a estar muchas horas de pie.

Otros problemas de salud pueden estar relacionados con estrés o ansiedad, pero en menor medida que los efectos anteriormente citados.

Cómo prevenir dolencias musculares

Es cierto las condiciones a las que obliga el propio empleo: estar muchas horas en una posición estática, mantenerse erguidos durante largos periodos de tiempo o caminar mucho, ya causan de por sí algunos problemas de salud, pero atendiendo algunos consejos, esas dolencias pueden ser mucho más livianas.

Los podólogos y profesionales de la salud de los pies aconsejan escoger adecuadamente un calzado laboral correcto. Las azafatas en muchas ocasiones se ven obligadas a calzar zapatos de tacón, que son poco aconsejables. En ese sentido se recomienda utilizar zapatos que tengan un tacón ergonómico, y que no supere los tres centímetros de altura, con el objetivo de aportar mayor comodidad a la pisada y ayudar a la reducción de las molestias derivadas de la profesión.

Otra posibilidad es evitar que el pie sude al llevar tacones, para conseguirlo, debemos instalar en los zapatos de tacón una plantilla de sujeción para mantener el pie firme y que no resbale por el sudor.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz