DIU: dudas, preguntas y respuestas

DIU: dudas, preguntas y respuestas 1

El DIU no es muy utilizado en España, solo el 5 por ciento de las mujeres lo usan. Su utilización está más recomendado en las mujeres que ya han sido madres o, dicho de otro modo, que ya hayan parido, con un útero de tamaño normal y en edad reproductiva avanzada.

Se trata de un método anticonceptivo ideal para quienes no quieran anular la posibilidad de volver a tener hijos en el futuro, ya que se puede retirar y revertir.

Como en todo, hay muchas dudas y falsas creencias con respecto al dispositivo intrauterino, que intentaremos disipar en este post.

“DIU” precisamente es el acrónimo de “dispositivo intrauterino”, cuyo origen se remonta a principios del siglo pasado, a 1902, cuando el doctor Carl Hollweg diseñó en Alemania un pesario con una extensión hacia la cavidad uterina con el objetivo de evitar el embarazo.

Luego, otros especialistas fueron realizando otros diseños más innovadores, con forma de anillos o espirales. El uso del DIU se extendió en la década del 70 y desde entonces se han ido desarrollando otros modelos, más cómodos y livianos.

Si en España solo un 5 por ciento de las mujeres lo usan, en el mundo hay unos 160 millones de usuarias, de las cuales casi 100 millones están en China.

Qué es el DIU

Es un dispositivo en forma de T o de ánfora invertida que se coloca en la cavidad uterina con un tallo vertical hacia el cuello del útero de donde cuelgan unos hilos para poder extraerlo llegado el momento.

Al colocarse, estos dispositivos provocan una reacción inflamatoria en el endometrio, lo que lleva a cambios celulares y bioquímicos que interfieren en el transporte espermático y en la implantación del embrión si se ha producido la fecundación, como bien explicó la doctora Tania Errasti del departamento de Ginecología de la Clínica Universidad de Navarra.

El DIU es un método temporal, reversible y no definitivo. Para la anticoncepción es seguro, pero no protege frente a las infecciones de transmisión sexual ni del virus del Sida, por lo que debe utilizar en mujeres con bajo riesgo de infección, con pareja y vida sexual estable.

Falsas creencias

Una de ellas es que las mujeres con diabetes o que han tenido un embarazo ectópico, no pueden utilizarlo. La realidad es que el DIU se puede aplicar en las mujeres inmediatamente después del parto o, incluso de un aborto. Y nada tiene que ver con la diabetes.

Distintos tipos

Existen los DIU inertes o no medicados y los medicados. Actualmente la mayoría de los comercializados son medicados, de cobre o con gestágenos (levonorgestrel o progesterona).

DIU de cobre (duración de 5 a 7 años): tienen un mecanismo de acción igual a los DIU no medicados pero parecen ser más eficaces debido a que el cobre es más tóxico para los espermatozoides. A más concentración de cobre mayor eficacia anticonceptiva.

DIU liberadores de gestágenos (duración de 7 a 10 años): además de la reacción inflamatoria en el endometrio producen una transformación hormonal atrofiante, y alteran la secreción de moco cervical haciéndolo poco permeable a los espermatozoides.

Este DIU hormonal no está pensado para alterar la función de los ovarios, pero no puede excluirse cierta acción sobre los folículos.

Cuatro consejos para su mejor uso

Antes de insertar el DIU será necesario cerciorarse de que no se esté embarazada y de que no exista una infección vaginal. Habrá que  descartar miomas submucosos y malformaciones uterinas.

Es el médico quien inserta el DIU (cada dispositivo tiene su propio método) en los últimos días de la regla y en la consulta después de limpiar la vagina y el cérvix con un antiséptico. Se pinza el cérvix y se mide la longitud del útero antes de la implantación.

En los días posteriores, la mujer deberá estar atenta ante la posibilidad de perder el DIU ya que éste se puede ‘expulsar’. El médico debe hacer un control pasados unos dos o tres meses y se debe animar a la mujer a verificar periódicamente su permanencia por palpación de los hilos en la vagina.

Conviene evitar infecciones vaginales derivadas de las relaciones con distintas parejas y en caso de presentar dolor en el bajo vientre, fiebre y secreción vaginal mucopurulenta, acudir al ginecólogo para descartar una infección.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz