Dieta pre-Navidad, ideas para ponerla en práctica

Dieta pre-Navidad

Nos acercamos a uno de los momentos más mágicos del año que a todo el mundo le encanta. ¿Quién puede decir que no le guste la Navidad? Nadie, eso seguro. Pero la realidad es que este momento del año implica unos excesos que pueden alterar nuestra línea. Por eso es importante que comencemos a prepararnos con una dieta pre-Navidad, que nos dejará listos para que los días festivos no acaben siendo tan negativos para nuestro organismo.Y no os preocupéis, porque a medida que nos acerquemos a los días clave os iremos dando algunos consejos para que la Navidad no acabe con vuestra figura.

Dieta pre-Navidad, verduras al poder

Hay que pensar que la Navidad será un momento en el que comeremos de más. Nos podemos negar, pero seguro que nuestra familia se ocupa de que hagamos excesos. Carne, pescado, dulces… los platos típicos de la Navidad no son precisamente bajos en calorías. Las comilonas no son buenas, pero son todavía peores si nuestro estómago ya viene de haber estado combatiendo contra una ingesta demasiado fuerte. Por eso en la campaña previa a la Navidad, algo que podemos comenzar haciendo a final de noviembre y en las primeras semanas de diciembre, nos tenemos que ocupar de introducir una dieta más suave y saludable.

Acordémonos de que hay verduras muy beneficiosas en invierno que están en su mejor momento. Las coles de Bruselas son simplemente fantásticas y la col es otro elemento que no puede faltar en vuestros platos. Os recomendamos también que probéis a preparar recetas con espinacas y que aprovechéis esas calabazas que igual os quedan de Halloween si todavía no se han puesto mal. Con todo ello podéis preparar multitud de platos, pero si no se os ocurre nada siempre podéis confiar en una buena crema. El frío hace que una crema calentita, ahora sobre todo que estamos con lluvias, siente fenomenal y nos entre de forma excelente a cualquier hora del día. Nos olvidábamos de mencionarlas, pero las berenjenas también están en un buen momento y os resultarán realmente ricas.

Fruta y otros alimentos

Como ya hemos hablado de verduras pasamos ahora a otras recomendaciones. La fruta está presente todo el año y un error frecuente es pensar que con el invierno no hay margen para aprovecharla. Pero no, porque tenemos algunas que ya están en su estado perfecto. Las chirimoyas os dejarán muy satisfechos, mientras que las manzanas y las mandarinas se encuentran con un aspecto formidable. Aunque les tenéis que dar un poco de margen hay algunas naranjas que seguro que ya han alcanzado ese aspecto jugoso que tanto nos gusta y si sois aficionados a las granadas no olvidéis que es un momento esencial para confiar en ellas. Como de costumbre, os recomendamos que no solo penséis en la fruta como elemento de postre y similares, sino que la utilicéis en las recetas como ingrediente para llevar a cabo todo tipo de platos apetitosos.

Dieta con mandarinas

Otra buena opción son las castañas asadas. Si en vuestra ciudad suele haber puestos callejeros de castañas ya habréis tenido su olorcillo entrando por vuestra nariz cuando camináis. Es una de esas experiencias y tradiciones tan clásicas que se deben seguir fomentando. Son baratas y aportan un snack que os puede venir bien en esos momentos en los que tenéis hambre y dudáis sobre si comer algo para llegar hasta la comida o la cena.

Fomenta el equilibrio

Una de las técnicas que se solían usar hace mucho tiempo como dieta previa a la Navidad consistía en regular al máximo la ingesta de calorías. De esa manera se creía que el cuerpo ya estaba libre de esa necesidad y que cuando llegaban las comilonas todo era más positivo y sano. Pero en la actualidad sabemos que esa es una malísima decisión. El motivo se encuentra en que si limitamos ahora el aporte calórico del cuerpo lo que ocurrirá cuando comencemos con las comidas de Navidad será que absorberemos mucho más esas calorías y lo haremos de golpe. ¿De verdad estamos dispuestos a afrontar esta ingesta calórica y a descompensar nuestro cuerpo con la particularidad de la comida de Navidad? (que no siempre es tan sana como seguramente comamos nosotros a diario).

Por lo tanto, en esta dieta de antes de Navidad tenemos que comer de forma equilibrada. Hay que ponerse en serio y apoyar una dieta saludable y sana, con verduras, fruta y otros alimentos beneficiosos, pero sin sacrificar aquello que nos proporcione más calorías. Simplemente tenemos que ser más conscientes de lo que comemos, de no pasarnos con los alimentos no recomendados y de cuidar muy mucho lo que ingerimos. Lo demás vendrá rodado. Además, también es importante que mientras hacemos la dieta pre-Navidad nos mantengamos bien hidratados y que intentemos hacer un poco de ejercicio extra por mucho que haga frío y que sepamos que ahora tenemos menos ganas de movernos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz