Dieta militar, riesgos y factores clave

Dieta militar

Internet está repleto de dietas milagrosas que prometen resultados mágicos en poco tiempo, pero lo que muchas personas desconocen son los riesgos que estas suponen para la salud. Cada temporada nace un nuevo régimen alimenticio que adquiere gran popularidad gracias a la indiscriminada difusión de la información que realizan las redes sociales. Debido a esto no es un misterio que este tipo de dietas más que incentivar a crear hábitos saludables de alimentación están limitadas únicamente a seguir una tendencia o moda, que en muchas ocasiones no responde a las necesidades de cada organismo. La dieta militar se engloba en este grupo y se trata de una de la cual debemos mantenernos alejados para no tener problemas de salud.

También conocida como dieta de los tres días, se trata de un régimen alimenticio basado en una rigurosa restricción de calorías durante intérvalos de tiempo que consisten en mantenernos tres días activos de dieta y cuatro días pasivos donde podemos comer normalmente sin exceder un límite de calorías. Los resultados de esta dieta deben ser motivos de reflexión, dado que expertos en la materia aconsejan rebajar de 2 a 5 kilos por mes, mientras que con esta dieta peligrosa se pueden perder de 4 a 5 kilos por semana. Ya desde este punto podemos comprobar que se trata de una técnica de adelgazamiento que nos proporcionará más problemas que beneficios.

Dieta militar, ¿cómo funciona?

En este régimen alimenticio las comidas y las porciones son seleccionadas cuidadosamente de manera que estos alimentos interactúen entre sí para acelerar el proceso de pérdida de peso. Otro elemento importante a tener en consideración es que las raciones impuestas no cubren las necesidades calóricas y mucho menos aportan nutrientes suficientes. En esta dieta las porciones diarias no alcanzan las 1.000 calorías, siendo necesarias entre 1.500 y 2.000 calorías al día para mantener el organismo saludable. Para que os hagáis una idea este es el menú que ingeriremos siguiendo esta dieta durante el primer día, dividiéndola en desayuno, comida y cena.

Desayuno

  • 1 taza de café o té con cafeína
  • 1 tostada y 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete (el ejemplo viene de Estados Unidos, lógicamente)
  • Medio pomelo

Comida

  • 1 taza de café o té con cafeína
  • 1 tostada
  • Media lata de atún

Cena

  • 1 pieza de carne (cualquier carne, el tamaño debe ser como una baraja de cartas)
  • 1 taza de judías verdes
  • 1 manzana pequeña
  • Medio plátano
  • 1 taza de helado de vainilla

Seguro que os habéis quedado bastante asombrados con el extraño repertorio de platos. En el día dos el menú cambia bastante, pero sigue una filosofía similar y en el día tres se altera de nuevo. Podemos apreciar que sería la típica dieta que haría que un dietista se llevara las manos a la cabeza después de escucharla.

Riesgos de la dieta

Sus principales desventajas

Aunque algunas personas defienden esta dieta porque ofrece resultados inmediatos, la realidad es que tiene demasiadas desventajas. El menú es inflexible, no se nos dan opciones de cambio, no hay equilibrio energético y el valor nutricional no está presente en ningún momento. Además, las cantidades son reducidas y vamos a sufrir. Si recibe el nombre que tiene es porque se trata de una prueba de esfuerzo, de fuerza, de ver si nuestro cuerpo es capaz de hacer frente a una de las situaciones más agresivas con las que se haya encontrado. Como si los militares estuvieran entrenando bajo la lluvia mientras se deslizan por el barro. No es algo que nadie esté pensando hacerle a su cuerpo por voluntad propia, así que recomendamos no hacerla y mucho menos si estamos embarazadas.

Otra dieta milagro

Esta no deja de ser otra dieta milagro de las que ya hemos hablado antes y que cada vez atraen a más personas. Antes de comenzar una dieta milagro debes tener en cuenta los efectos secundarios e impactos que supondrá para tu salud rebajar tan drásticamente la ingesta de alimentos. El efecto rebote constituye uno de los factores más comunes por los que se gana peso tan rápidamente después de haber adelgazado y suele estar muy relacionado con este tipo de dietas. En este caso lo que sucede es que el organismo está diseñado para reponer todo aquello que pierde. El verdadero problema surge cuando la pérdida de calorías y masa muscular es abrupta. Esto se traduce para el cuerpo como una orden para cubrir rápidamente los recursos que falten sea como sea. Como renovar musculatura es un proceso complicado, al cuerpo solo le queda utilizar tejido adiposo (grasa) porque es más fácil de fabricar y almacenar.

También es importante recalcar que seguir estas dietas por un tiempo prolongado podría generar serios problemas para la salud debido a la severa restricción de nutrientes indispensables para el cuerpo. Sin mencionar que no es aconsejable que personas de avanzada edad, niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia recurran a este método para bajar de peso. Ante la duda de si optar o no por una dieta militar lo mejor es acudir a un especialista que pueda orientarnos para que sepamos qué es lo que más nos conviene a la hora de bajar de peso.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz