Dieta mediterránea, nueces y aceite de oliva, para reforzar la salud cardiovascular

No es la primera vez que se destaca sobre los beneficios de las nueces, y la dieta mediterránea en general, sobre la salud y sobre el corazón, en específico. Este tipo de alimentación, con el aceite de oliva virgen y los frutos secos en un lugar primordial, es de gran ayuda en al prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Así lo ha vuelto a concluir un estudio realizado por expertos españoles, cuyos resultados se publicaron en The New England Journal of Medicine, que enfatizó en los beneficios de la dieta mediterránea y del aceite de oliva extra virgen y frutos secos, en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular, principal causa de muerte en el mundo.

Se trató de un ensayo, llamado ‘Predimed‘, que demandó unos 10 años y que contó con la participación de 7.447 voluntarios, hombres y mujeres de entre 55 y 80 años que tenían un alto riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, pero aún no la habían desarrollado.

Se dividió a la muestra en tres grupos, según su alimentación: un grupo que siguió una dieta mediterránea con aceite de oliva virgen (un litro por semana), otro con dieta mediterránea más frutos secos (unos 30 gramos al día), y otro que llevó adelante una dieta baja en todo tipo de grasas.

En cinco años, los pacientes del primer grupo habían reducido el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares en un 30 por ciento, lo que incluso muchos fármacos “no consiguen“, según destacó uno de sus responsables. El estudio logró cambiar los hábitos alimenticios de las personas que de él participaron y se logró comprobar “bioquímicamente” que ingerían lo que se les recomendaba.

Además, se comprobó que los participantes perdían peso y reducían el perímetro de su cintura, y ello más allá de la incorporación de aceite de oliva virgen y frutos secos a la dieta mediterránea (altos en calorías).

Se ha perdido el miedo a la grasa vegetal en personas con sobrepeso“, ha destacado uno de los investigadores.

Este ensayo fue calificado como uno de los mayores estudios clínicos de nutrición que se han hecho hasta ahora y se espera que sus resultados sirvan para cambiar la política nutricional a nivel global.

Las investigaciones sobre el papel de la dieta mediterránea en la salud se iniciaron en la década del 60 al analizar la prevalencia de la enfermedad cardiovascular en distintos países. Si en Estados Unidos era del 4,6 por ciento, en la Isla de Creta (Grecia) apenas rozaba el 0,5 por ciento.

Vía 20minutos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz