Dientes blancos, recomendaciones imprescindibles para sorprender

Dientes blancos mujer

A todos nos encanta cuidar nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera. En la actualidad son muchas las personas que practican deporte para mantenerse en forma o llevan a cabo una dieta equilibrada para adquirir hábitos de vida saludables. Esto está genial, pero a veces nos olvidamos de una parte fundamental de nuestro cuerpo y que suele ser una de nuestras cartas de presentación: la boca. Una bonita sonrisa y unos dientes blancos siempre son bien recibidos, pero no todas las veces que mostramos la dentadura la tenemos impecable. A veces es muy complicado mantener el blanco de los dientes por diferentes factores. En cualquier caso, siempre van a existir trucos, técnicas o métodos que podemos llevar a cabo para tener una dentadura de 10. Muy atenta a todo lo que te contamos a continuación y a partir de ahora regala tu sonrisa perfecta.

Dientes blancos, ¿por qué cambia el color?

Antes de comenzar a explicarte esos pequeños trucos que debes llevar a cabo para tener una dentadura radiante debes saber que las piezas dentales no siempre presentan el mismo color. Las modificaciones en las tonalidades de los dientes pueden deberse a múltiples factores, aunque uno de los principales es el genético. Según los genes que tengamos nuestros dientes lucirán más o menos blancos. Además, en el momento en el cual mudamos la dentadura también se van a producir cambios en el color de nuestras piezas, ya que los dientes de leche suelen presentar un aspecto mucho más blanquecino que los definitivos. La edad es otro factor importante que afecta notablemente al color de nuestra dentadura, dado que conforme vamos cumpliendo años esta se hará cada vez más amarillenta.

Todos estos factores son biológicos, aunque también existen otros externos que igualmente hacen que nuestros dientes modifiquen su color hacia un tono más amarillo. Hablamos por ejemplo del tabaco, dado que la nicotina oscurece la dentadura, o también de algunos antibióticos que estropean el esmalte. Teniendo en cuenta todos estos factores que afectan al color de nuestras piezas dentales debemos llevar a cabo una serie de trucos para que esa tonalidad siempre se mantenga intacta.

Tratamientos blanqueantes

Sin lugar a dudas, la mayoría de nosotros cuando notamos que nuestros dientes tienen un color muy amarillento acudimos al dentista para que nos haga un blanqueamiento. Esta es la solución más rápida y sencilla, puesto que en menos de una hora saldremos de la consulta con una dentadura totalmente renovada. Es una técnica muy eficaz y bastante demandada por los pacientes cada cierto tiempo. Lo bueno de los tratamientos blanqueantes es que no dañan nuestras encías, ni tampoco perjudican el esmalte de las piezas dentales, por lo que es un método que seguro que será muy beneficioso para nuestra salud bucal.

Dientes blancos con sonrisa

Si decidimos hacernos un blanqueamiento podremos decantarnos por dos métodos principales. Por un lado el de Fotoactivación, que consiste en proteger las encías y posteriormente utilizar un gel sobre la dentadura que se activa a través de un LED. El segundo tratamiento es el conocido como blanqueamiento en casa, donde solo aplicaremos un gel, pero introducido en una férula personal. El primero de ellos es mucho más rápido que el segundo, puesto que se observan los resultados en apenas unas horas. Por último hay que mencionar que existe un tercer método menos utilizado que combina las dos técnicas anteriores.

Alimentos recomendados

En el momento en el cual decidimos hacernos un blanqueamiento no creas que el tratamiento ha acabado cuando sales de la consulta. A partir de ese momento debes cuidar más tu dentadura para mantener ese color radiante. Para ello existen muchos alimentos que pueden ayudarte a que tus dientes no vuelvan a tener esa tonalidad amarillenta.

De entre todos lo alimentos que existen los más recomendados son los lácteos. Es muy bueno que tomes leche o derivados como el yogur, puesto que todos estos productos tienen una gran cantidad de calcio, lo que permite que nuestros dientes se fortalezcan y también se mejore el esmalte de los mismos. Otro de los alimentos que no pueden faltarte para mantener tu dentadura blanca es la manzana. Esta fruta es muy buena porque ayuda a la segregación de saliva y además tiene propiedades neutralizantes para acabar con los ácidos que suelen dañar en mayor medida al esmalte de los dientes. También son buenos en este sentido el apio o la coliflor, así como otras verduras similares.

Y lo que debes evitar

Aunque estos alimentos son beneficiosos, existen otros que debes evitar en el momento en el cual te haces un blanqueamiento. Así, elimina de tu dieta los frutos rojos como la frambuesa o los arándanos. Estos alimentos tienen un color muy intenso que se pueden quedar en el esmalte de los dientes oscureciéndolos. Algo parecido ocurre con las salsas de tonalidades fuertes, como es el caso de la soja. Y además procura en la medida de lo posible evitar tomar durante un tiempo bebidas como el café, el vino tinto o el té negro para tener dientes blancos más perfectos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz