Diabetes: dos posibles nuevos enfoques de tratamiento

Diabates

Dos nuevos experimentos sobre la diabetes tipo I intentan encontrar un nuevo rumbo para el tratamiento de esta enfermedad crónica. Las dos investigaciones que salieron publicadas en Proceedings of the National Academy of Sciences, apuntarían a detectar y corregir algunos de los factores que inciden en la aparición de esta enfermedad autoinmune.

Recordemos que en este tipo de diabetes son las propias células inmunes del organismo las que destruyen erróneamente las células del páncreas que son las encargadas, precisamente, de producir la insulina que metaboliza el azúcar en sangre.

Según cifras mundiales, se calcula que cerca de 230 millones de personas padecen esta enfermedad en total, y que alrededor del 10 por ciento son diabéticos tipo 1, es decir, insulino dependientes.

En concreto, un primer equipo de investigación, conformado por científicos del Hospital General de Massachusetts, encabezado por la doctora Denise Faustman, y de la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos) probaron un medicamento genénrico utilizado comúnmente para prevenir la tuberculosis, conocido como bacilo Calmette-Guerin o, de sus siglas, BCG.

Lo cierto es que los científicos hallaron que este BCG eleva, de forma temporal, los niveles de una proteína del sistema inmune, la factor de necrosis tumoral o TNF.

Tomando como punto de partida que las personas diabéticas presentan cierto número de celúlas T anormales (un tipo de linfocito o glóbulo blanco) que destruyen los tejidos del páncreas productores de la insulina, se probó en laboratorio y constató que estas células “malas” pueden ser eliminadas por el TNF -es decir, por el genérico BCG-.

A esta conclusión se arribó tras analizar la sangre de 675 pacientes diabéticos y otras 512 personas sanas. Además, según aclararon los expertos, las células T “buenas” no sufrieron daño alguno, sino que permanecieron sanas y en funcionamiento.

El segundo equipo, del Centro Médico de la Universidad de Texas (Dallas, Estados Unidos), utilizó la hormona leptina que, en las personas con diabetes, suele presentarse en niveles bajos.

Estos expertos acudieron a la terapia genética para tratar a ratones con páncreas que no generaban insulina, así se logró que el organismo de estos roedores produjeran mayor cantidad de leptina: “en dos semanas estaban completamente normales”, dijo Roger Unger, responsable del estudio.

Unger cree que la leptina modifica la función de otra hormona llamada factor de crecimiento similar a la insulina 1 o IGF1, haciendo que actúe más como la insulina para regular los niveles de azúcar en sangre.

Dado que el enfoque con terapia genética sería muy riesgoso en las personas, Unger planea inyectar leptina a ratones diabéticos para ver si funciona de la misma forma.

Vía BuenaSalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz