Día Mundial del Sueño, los malos hábitos también pueden afectar el descanso

Este viernes se celebra el Día Mundial del Sueño, una pieza clave de nuestra vida: cerca de un tercio de ella la pasamos durmiendo, y el descanso es esencial para nuestra salud y bienestar.

Lamentablemente, cada vez hay más gente que sufre de insomnio o de otros trastornos del sueño: la vida ajetreada, el exceso de estrés y el no saber parar son algunos de los factores que hacen que muchas personas no puedan conciliar el sueño y dormir como corresponde.

Los trastornos del sueño más importantes son cuatro: el insomnio propiamente dicho, que se da cuando no se puede conciliar el sueño y dormir; la somnolencia diurna excesiva, es decir, el tener problemas para permanecer despierto y atento durante el día; ritmos de sueño, problemas para mantener un horario regular de descanso; y comportamientos inisuales, conductas que interrumpen el sueño.

El insomnio es el más prevalente y, según se calcula afecta a cerca de un 20 por ciento de la población. Sus causas, pueden ser múltiples, pero este problema suele estar relacionado con malos hábitos, ya sean de alimentación o generales, y con una vida desordenada.

La gran mayoría de los trastornos del sueño tienen relación directa con malos hábitos, porque aquel que tiene un mal hábito alimenticio o de salud, no tiene sólo uno, tiene varios y relacionados entre sí, y eso afecta directamente al sueño“, aseguró al respecto el jefe del servicio de neurología del Hospital Virgen de la Concha de Zamora, Juan José Ruiz.

Pero así también, del otro lado, está el exceso de horas durmiendo, que también es malo: “la virtud está en el equilibrio, dormir entre 6 y 8 horas es lo ideal para un adulto, aunque no pasa nada si se llega a las 9 horas de sueño diario“, dijo al respecto Ruiz.

Repasemos entonces, con motivo de este día, unos siete consejos para un óptimo descanso:

*Tratar de mantener siempre un horario para ir a la cama.

*Evitar acostarse con hambre o con el estómago demasiado lleno, después de haber comido. Una cena ligera y un buen rato antes de ir a la cama, será lo mejor.

*Acostarse sólo cuando se tenga sueño.

*Hacer ejercicios de relajación (de respiración y distensión muscular) antes de ir a dormir.

*No utilizar la cama para leer o ver la televisión.

*No tomar café, té o alcohol antes de ir a dormir.

*Procurar levantarse siempre a la misma hora.

Vía 20minutos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz