21 de septiembre: Día Mundial del Alzheimer

Este 21 de septiembre no sólo cambia la estación, sino que también se celebra el Día Mundial del Alzheimer, un problema de salud degenerativo que sigue en alza. Según cálculos, este trastorno afecta, sólo en España, a unas 800.000 personas (casi un 1,5 por ciento de la población total), una cifra que se espera  se duplique para el 2025, e incluso se triplique, para el 2050.

Esfuerzo compartido” es el lema que se ha escogido este año para conmemorar esta jornada que busca crear más conciencia sobre el Alzheimer, y brindar información valiosa tanto para el paciente como, tan importante también, sus familiares y cuidadores.

Ha sucedido en los últimos años que, junto con el aumento de la esperanza de vida, también han crecido las enfermedades asociadas con la edad, y entre ellas, especialmente, el Mal de Alzheimer.

Lo cierto es que cada vez se diagnostican más casos: según datos estadísticos, entre los 65 y 75 años un 10 por ciento de la población desarrolla esta patología, mientras que a partir de los 85 años, ya se encuentra que un 50 por ciento de las personas la padecen.

Esta enfermedad neurodegenerativa tiene un alto impacto emocional, psicológico y físico, aunque también social. Otro tema no menor es el del gasto: según cálculos, el coste promedio de cuidar un afectado ronda los 30.000 euros por persona y año, una cifra muy elevada para el Estado.

Finalmente, recordemos: El Mal de Alzheimer -debe su nombre a su “descubridor”, Aloís Alzheimer, neurólogo alemán- es un desorden progresivo, degenerativo e irreversible del cerebro que lleva a una debilitación general del paciente, desorientación y una eventual “muerte” intelectual.

“La enfermedad comienza insidiosa, con debilidad, dolores de cabeza, vértigos, e insomnio suave. Irritabilidad y pérdida severa de memoria. Los pacientes se quejan amargamente de sus síntomas. La enfermedad se asocia ocasionalmente a un ataque apoplégico repentino seguido por hemiplegia”, así describía en parte la patología a principios del siglo pasado el doctor Alzheimer.

“La pérdida progresiva de memoria y de la mente aparece más adelante, con los cambios repentinos del humor, fluctuando entre el euforia suave y el hypchondriasis exagerado; la enfermedad conduce al estupor y al comportamiento infantil. Las características se diferencian de pacientes con parálisis general, por un patrón organizado del comportamiento y por la capacidad general del razonamiento”, concluía.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz