Día Mundial de la Alimentación

Día Mundial de la Alimentación 1

El 16 de octubre es el Día Mundial de la Alimentación, una jornada destinada a reflexionar acerca de cómo y qué se come, y pensar mejor sobre nuestra nutrición. En este sentido, vivimos en una realidad de contradicciones o paradojas nutricionales: por un lado, hay tasas altísimas de obesidad y por el otro, problemas en la nutrición de miles y miles, según países.

No se ha tenido con anterioridad tanta cantidad y variedad de alimentos al alcance, tampoco ha habido tanta información disponible (en Internet, en revistas, etc.), ni etiquetas tan detalladas, entre otros avances, sin embargo, se come peor que hace unos años. Esta es la mayor paradoja.

Según una serie de encuestas realizadas entre 2012 y 2013 en España, las elecciones alimentarias habrían mejorado, aunque no lo suficiente: una realizada por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición concluyó que no se comen suficientes frutas y hortalizas, aunque sí se abusa de los alimentos ricos en azúcares añadidos, grasas y sal.

Se sabe que el abuso de la sal lleva a hipertensión arterial, no obstante, en el país se duplica la recomendación máxima de ingesta de sal por la Organización Mundial de la Salud, y lo mismo sucede con el azúcar, que se sabe predispone a diabetes y obesidad. También se conoce sobre las calorías y la cantidad suficiente para cubrir las necesidades enérgicas, sin embargo, se superan ampliamente.

En este sentido, algunos investigadores como Reetica Rekhy y Robyn McConchie, de la Universidad de Sidney, sugieren que la promoción de alimentos saludables no es adecuada ni suficiente, mientras que, por el contrario, la comida chatarra o grasosa sí tiene buena publicidad, además de que en la era de lo rápido, ya poca gente tiene tiempo para cocinarse y prefiere comprar alimentos precocinados o comprados, por lo general, mucho menos saludable a que si se  hicieran en casa.

Algunos mitos que no favorecen la comida sana

“Comer sano cuesta más”, esto no es cierto, no hay diferencia sustancial a fin de cuentas, lo que sí requerirá seguramente es de algo más de fuerza de voluntad y tiempo para cocinarse.

“Los frutos secos engordan”. Los frutos secos están recomendados en la alimentación saludable, y si bien pueden aportar una cantidad significativa de calorías, siempre será mejor optar por un puñado de avellanas que por un bollo industrial como tentempié, y solo por poner un ejemplo.

Las grasas de los frutos secos, al contrario que de las de otros alimentos con grasas saturadas o trans, son cardiosaludables, al tiempo que aportan vitaminas, minerales y fibra para un buen funcionamiento intestinal.

¿Cómo mejorar las elecciones dietéticas?

Lo primero es comprender y aceptar que ni toda la responsabilidad es del consumidor, ni toda es de la industria alimentaria. La responsabilidad es compartida., y tan importante es poder encontrar alimentos saludables al alcance de todos como la propia necesidad para comer más sano.

Algunas iniciativas empresariales y comerciales han dado pasos en esta dirección: retirar las grasas trans de todos los productos ha sido una, así como la reducción de la sal en muchos otros. En este sentido, la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN), se comprometió en 2011 a reducir el contenido de sal en el pan de panadería, en un 20 por ciento, en cuatro años.

Son decisiones importantes, incluso pioneras, pero hace falta avanzar más y de manera más generalizada. Es además clave, como apuntan algunos especialistas, impulsar más y mejor el consumo de alimentos saludables con iniciativas tan simples como es el incluir más frutas frescas en los postres de un menú del día de los restaurantes, y con otras más complejas que tienen que ver ya con decisiones políticas, como la reducción de impuestos a los alimentos saludables.

Pero es además necesario invertir en educación nutricional, en especial la de los más pequeños, e inculcar la idea de que alimentación y salud van de la mano. Es fundamental ofrecer información confiable y fácil de interpretar, no solo en artículos e investigaciones, sino también en las etiquetas de los productos.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz