Detectar la celiaquía, métodos para conseguirlo

Detectar la celiaquía

Detectar la celiaquía se ha convertido para muchas personas en la única esperanza ante una situación de salud más grave y molesta de lo que se pueda imaginar. Esta enfermedad es difícil de descubrir y no todos los médicos se decantan por este indicio de diagnóstico cuando se encuentran un paciente que está sufriendo distintos síntomas que no parecen explicarse de ninguna manera. Por eso cada vez más se buscan nuevos métodos que permitan llevar a cabo su detección, dado que los celíacos mejoran mucho su vida diaria a partir del momento en el cual se diagnostica la enfermedad. Hoy hablamos de los distintos métodos existentes para conseguir detectarla y en especial del último que ha sido presentado, el cual usa un biosensor para mayor rapidez y efectividad.

Detectar la celiaquía, imprescindible

Un 75% de los celíacos no saben que lo son, no han sido diagnosticados y no conocen lo que la enfermedad les está haciendo mientras ellos tratan de llevar una vida normal. Esta enfermedad autoinmune que se puede manifestar en distintos momentos de la vida, no solo cuando somos niños, sino también en fase adulta. Es por eso que hay tantas personas que no son conscientes de que la sufren, porque algo les dice de forma instintiva que a su edad no pueden pasar a sufrir una enfermedad como esta. Como ya hemos visto en miles de casos, pensar esto es un grave error al cual hay que dar solución lo antes posible.

La celiaquía tiene unos síntomas característicos que no tienen que manifestarse de forma común en grupo, sino que pueden ser solo varios los que actúen. Cada persona es distinta, así que no hay que tomar nada de manera definitiva. Al ser una enfermedad que afecta a una zona que se encuentra cercana al intestino delgado es frecuente que se produzcan problemas como diarrea crónica o estreñimiento. También son síntomas habituales la dispepsia, el dolor abdominal, el colon irritable o las flatulencias (con olores un poco más fuertes de lo normal). La enfermedad puede derivar a afectar a otras partes del cuerpo y a procesos rutinarios. Las personas que la sufren tienden a estar más irritables y tener un mayor nivel de depresión, también pueden sufrir anemias, tener las transaminasas más altas de lo habitual y recibir la menopausia antes de lo que sería habitual.

Como problemas derivados está la artritis, osteoporosis, la miopatía periférica o dermatitis herpetiforme, aunque como indicamos, son solo síntomas que se pueden producir no siendo necesarios que se detecten. Las personas que tienen alguna sospecha de que pueden ser celíacas hasta ahora tenían pocos métodos para comprobarlo.

Pan con gluten

Métodos más frecuentes

Por desgracia, comprobar si tenemos o no celiaquía no es tan cómodo ni sencillo como simplemente hacernos un análisis de sangre. En realidad tenemos que pasar por un proceso médico que implica una de dos opciones posibles: colonoscopia o gastroscopia. Esto permite ver si existe esa intolerancia al gluten de la que hablamos y que produce que tengamos que comenzar a cambiar nuestra forma de alimentarnos. Otro método que también se utiliza en los hospitales para llevar a cabo la prueba es el de la cápsula endoscópica, que resulta menos invasivo y aumenta el porcentaje de éxito en la detección del celiaquismo a nada más y nada menos que un 90%. Es la opción que más se está utilizando, aunque es posible que pronto cambien de nuevo las tendencias.

El motivo es que desde la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona) en colaboración con la empresa BioEclosion, han creado un biosensor que facilitará el diagnóstico de la enfermedad. Su uso implicará que el paciente solo tendrá que poner en el dispositivo que han creado una gota de sangre. Luego esta gota será analizada por el biosensor, que tiene un funcionamiento que recuerda mucho al de los glucómetros utilizados para medir el azúcar en sangre. Lo interesante es que se ha dotado al biosensor de funciones adicionales que le aportan un mayor valor.

Por ejemplo, el biosensor permitirá que los pacientes realicen un estudio y análisis de sus niveles de celiaquía, viendo cómo con cada análisis se va creando una tendencia que podrá ir a la alza o a la baja dependiendo de los resultados. Y el sistema también será capaz de cruzar resultados con familiares directos de la persona en cuestión, lo que dará un mayor control para saber que el diagnóstico de la enfermedad está más controlado en la mayor cantidad posible de individuos.

Es cierto que ser celíaco te cambia la vida tal y como han reconocido las personas que se han tenido que ajustar a ello incluso después de los 30 años. Pero algunos de estos pacientes habían soportado el malestar en su día a día de forma constante hasta que descubrieron cuál era la causa, lo que les permitió mejorar de forma significativa. Así que ante todo, está claro que lo mejor es detectar la celiaquía cuanto antes.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz