Dermatitis atópica, un trastorno bastante frecuente en los más pequeños

La dermatitis atópica o eczema en los más pequeños suele ser bastante frecuente, y engloba todo tipo de erupción epidérmica, de carácter crónica, que puede ir desde lesiones que causen picor y enrojecimiento, hasta otras descamativas y exudativas. Si bien es común en los niños, no es exclusiva de ellos, y puede afectar a personas de cualquier edad: según datos, afecta a más del 5 por ciento de la población.

Antes, vale aclara que los eczemas pueden clasificarse en:

*De tipo alérgico, ante el contacto con distintas sustancias como ciertos cosméticos, guantes de látex o metal, entre otros.

*Ezcemas seborreicos que aparecen en las zonas de mayor grasitud del rostro.

*Ezcema atópico o dermatitis atópica que es distinta a la anterior, y suele presentarse en la cara, aunque también se desarrolla luego en los pliegues de la piel, como en los brazos, cuello, piernas, cola, etc.

Es muy frecuente encontrar a personas de una misma familia que sufren o han sufrido de asma, alergia al polvo, rinitis alérgica y dermatitis atópica, por lo que el factor hereditario también cuenta.

Esta dermatitis puede aparecer a cualquier edad en los más pequeños, aunque muy raramente se da en menores de dos meses. En la mayoría de los casos, las lesiones van desapareciendo con la edad, aunque también suelen darse casos en que no. Por lo general, muchos niños mejoran antes de los dos años.

Muchos niños suelen rascarse la cara y cabeza en el intento por aliviar la picazón, lo que no hace más que empeorar el cuadro.

Los posibles cambios en la piel son:

*Cambios en el color de la piel: más o menos color con respecto a su tono normal.

*Ampollas que supuren y forman costras.

*Enrojecimiento o inflamación de la piel en la región de dichas ampollas.

*Piel seca en todo el cuerpo o en distintas áreas de la piel con protuberancias en la parte de atrás de los brazos y al frente de los muslos.

* Zonas de piel en carne viva (como consecuencia del rascado).

*Áreas gruesas o con apariencia de cuero, llamadas liquenización, lo cual puede ocurrir después del rascado o por gran irritación.

Finalmente, mencionemos las medidas preventivas al alcance de la madre:

*En principio, se aconseja lactancia exclusiva materna durante los primeros meses de vida, ya que no sólo provee al pequeño de los nutrientes que necesita sino también le aporta beneficios inmunológicos que contribuye a la prevención de las alergias.

*Se constatan casos de alergias en pequeños por las proteínas de la leche, o una intolerancia a la lactosa.

*Evitar el humo del tabaco en los ambientes y demás sustancias que puedan irritar y molestar la piel sensible del bebé.

*Atención con el polen ambiental, fragancias fuertes, las mascotas y cualquier otro factor que pueda ocasionar más reacción alérgica.

*Habrá que evitar cualquier alimento que ocasione alergia al pequeño: sea huevo, maní, o pescado.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz