Dermatitis atópica, sus consecuencias

Dermatitis atópica, sus consecuencias 1


La piel atópica es una afección que sufren cada vez más personas. En los últimos 20-30 años, los casos se han multiplicado de manera exponencial ya que sus causas de aparición, aunque en gran medida se debe al comportamiento genético, están también relacionadas con factores externos o alérgenos alimentarios.

La piel o dermatitis atópica es una alteración inflamatoria crónica de la piel, caracterizada por una piel seca que tiende a la deshidratación. Por norma general, se suele desarrollar a partir de la infancia, si bien puede aparecer también en la etapa adulta. En la actualidad, la dermatitis atópica es una de las causas principales de las consultas al dermatólogo.

¿Cuáles son los síntomas de la piel atópica?

La dermatitis atópica se caracteriza por irritación y picor en la piel. A menudo aparecen manchas rojas que son consecuencia de la xerosis cutánea. Estas manchas, con frecuencia, están cubiertas de pequeñas vesículas que causan ese molesto picor que comentamos.

Se trata de una dolencia que no es contagiosa pero que sí pueden suponer un problema grave para la persona que la sufre, pues con el paso del tiempo acaba mutando en otras formas de alergia como el asma, la rinitis o la conjuntivitis.

¿Qué causa la atopía en la piel?

La sequedad de la piel tiene como consecuencia mayor permeabilidad en la piel. Esto inactiva esa función protectora de la dermis, la piel se vuelve más frágil frente a agresiones externas y alérgenos.

Cuando la piel es más permeable, los alérgenos y las bacterias encuentran más facilidades para acceder al organismo. No obstante, la piel atópica se desarrolla en la mayor parte de las ocasiones a partir de condiciones genéticas favorables.

Además de los alérgenos alimentarios y agentes patógenos como hongos y bacterias, otros factores como los productos químicos implicados en la piel, el calor o la transpiración, son irritantes y pueden desencadenar episodios de eccema, uno de los precursores de la dermatitis atópica.

Recomendaciones para evitar atopía en la piel

Ante los condicionantes genéticos es difícil actuar. No obstante, para no inducir la aparición de atopía en la piel es aconsejable evitar alérgenos que puedan producir una reacción inflamatoria aguda: ácaros, polen, pelos, plumas de animales…

En cuanto al uso de ropas, hay que dar preferencia al algodón y evitar la lana y fibras sintéticas, que pueden irritar la piel. Es importante también no olvidar secar y planchar bien la ropa tras lavarla, sobre todo aquella que entra en contacto con la piel, para que sean meno ásperas.

En el ámbito doméstico, es recomendable airear y humedecer regularmente las habitaciones, y mantener la vivienda en una temperatura entre los 20 y 22 grados centígrados.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz