Depresión post parto

estrés y embarazo

Hay un tipo de depresión típica de las mujeres luego de haber dado a luz, que si bien no todas la sufren, sí es un trastorno que puede darse tras un acontecimiento de esta naturaleza: muchas flamantes madres, en especial las primerizas, pueden experimentar tristeza, una sensación de temor, disgusto o incluso nervios tras el nacimiento de sus bebés.

Este problema se lo conoce como “depresión post partum”, o post parto. Los principales síntomas suelen aparecer sólo unos días después del alumbramiento  y, por lo general, desaparecen de una a dos semanas después. El punto importante es no sentirse peor ni culpable por experimentar esos sentimientos, no significa que se es mala madre, es propio de los cambios de la maternidad, del cuerpo y de las hormonas.

El cuidado más importante que hay que tener es observar que desaparezcan, ya que de lo contrario sí habría que consultarlo con el médico, quién quizá decida tratarla con algún medicamento.

En cuanto a las causas de esta depresión se debe apuntar en principio a los cambios hormonales que se presetan en el cuerpo y en la sangre. Así también otros factores pueden estar relacionados con estos cuadros: una dieta insuficiente, falta de sueño, estrés, o falta de contención emocional pueden potenciarlo. Y, obviamente, mayor atención hay que prestar si se tiene una predisposición o si se han sufrido problemas similares con anterioridad.

Con respecto a los síntomas se puede experimentar, como se dijo, tristeza, nerviosismo, irritación y mal humor, así también es posible sentir rabia hacia el bebé, hacia el padre o hacia otras personas. Además, se puede sentir cansancio, pérdida de energías, desinterés y problemas para comer y dormir. En casos más graves, también se puede sentir ganas de hacerse daño o dañar al bebé.

Lo principal para pasar esta semana o poco más de depresión port partum será tener contención por parte de los parientes, descansar y tomarlo con calma. Y, como se advirtió, en caso de que no pase habrá que recurrir a asesoría psicológica o tratamiento con medicamentos, que siempre será prescripto por un profesional.

Es también positivo que la madre hable y comparta lo que siente con su pareja, quién deberá ser paciente y cariñoso para ayudarla a pasar este proceso de cambio. Asimismo, amistades u otros familiares cercanos podrán ayudar a la mujer (y al bebé) a sobreponer mejor la situación.

Vía BuenaSalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz