Dejar de fumar gracias al ciclo menstrual: consejos

Dejar de fumar

Dejar de fumar es una tarea complicada, pero alcanzable. Si ya hemos intentado hacerlo en varias ocasiones y nunca hemos tenido éxito, hoy os traemos un nuevo método que estudios recientes han avalado. Eso sí, se trata de un proceso únicamente dirigido a la mujer, así que hoy los hombres nos vais a tener que disculpar. El motivo de ello es que lo que vamos a hacer es combinar el proceso de dejar de fumar con el ciclo menstrual, por lo que obviamente los chicos se quedan fuera.

Dejar de fumar, obligatorio para la mujer

Asumimos que no es la primera vez que intentas dejar de fumar y que hasta ahora no has tenido éxito. Quizá nadie te hubiera hablado de los beneficios de aprovechar la regla para dejar el tabaco. Por suerte, el estudio que ha aparecido publicado en Biology of Sex Differences habla sobre los beneficios de esta técnica que hoy compartimos. Algo que nos alegra mucho teniendo en cuenta que la nicotina se ha transformado en un importante problema a nivel mundial. Las últimas estadísticas que tenemos a mano de la CDC (Centers for Disease Control and Prevention) indican que cada año mueren más de 450 mil personas debido al consumo de tabaco solo en Estados Unidos. Nuestro objetivo compartiendo esta nueva información es intentar, al menos, ayudar a que la cifra se reduzca en cada uno de los lugares donde residáis.

El concepto sobre el cual nos basamos para esta nueva técnica se encuentra reflejado en la importancia de la variación de las hormonas como medio de apoyo para dejar el tabaco. Lo que a veces nos complica la vida en otros aspectos, en esta ocasión nos va a resultar útil, así que por una vez le diremos gracias a las hormonas. Por otro lado, no olvidemos que tiempo atrás ya se determinó que las mujeres tenían más dificultades para dejar el tabaco que los hombres, lo que hace positivo que existan métodos adicionales para ellas.

Una investigación provechosa

Aunque decíamos que el estudio ha aparecido en una publicación determinada, de su producción hay que dar las gracias los investigadores Teresa Franklin y Reagan Weatherill del Centro de Estudios de la Adicción de Pensilvania. Lo que hicieron fue analizar los cerebros de mujeres fumadoras en momentos determinados del ciclo menstrual.

Se hicieron pruebas tanto en mujeres como en animales y en todos los casos se constataron varios factores que resultaban fundamentales. Lo más destacado fue incidir en algo que ya se conocía de antes: la manera en la cual los estrógenos pueden acabar influyendo en el cambio de personalidad de una mujer. Lo mismo ocurre con la progesterona, que como los estrógenos es una hormona que está en plena ebullición durante el tiempo en el cual la mujer está pasando por el ciclo menstrual. Pero la forma en la que estas hormonas alteran al comportamiento de la mujer es lo que las convierte en la herramienta idónea para abandonar el tabaco.

Fumar con el ciclo menstrual

Es importante conocer las fases del ciclo y lo que ocurre en cada uno de los momentos. En la fase pre-ovulatoria las mujeres se encuentran con que los estrógenos están en sus niveles más reducidos. En principio no comienzan a modular el comportamiento ni afectan a las decisiones que se toman o la manera en la que se hacen las cosas. Las mujeres no sufren cambios en este momento. Por lo tanto, tampoco es el tiempo adecuado para iniciar un método por el cual dejar de fumar. Algo distinto ocurre en en aquel momento en el cual la mujer ha entrado en la fase pre-menstrual. Entonces todo cambia, puesto que las hormonas se han puesto a trabajar a máximo rendimiento y el comportamiento de la mujer la lleva a suprimir, de manera natural, las tendencias que causan adicción.

La curiosidad viene en las pruebas prácticas del estudio. Se colocó a dos grupos de mujeres en una misma situación, variando si se encontraban en la fase pre-ovulatoria o en la pre-menstrual. Las que estaban en la fase pre-ovulatoria vieron que cualquier tipo de chispa que llegara a su cerebro y causara relación con la nicotina acabaría dándoles demasiadas ganas de volver a retomar el contacto con el tabaco. Cosas como simplemente oler un cigarrillo o tener un pequeño descanso en el trabajo, eran demasiado tentadoras para estas mujeres que intentaban dejar de fumar. De manera contraria, las mujeres que estaban en la fase pre-menstrual pudieron resistir los impulsos en este mismo tipo de situación.

El secreto del estudio está en que durante la fase pre-ovulatoria la zona del cerebro enfocada al control tiene una menor comunicación con aquella que se dedica a transmitir la sensación de recompensa. Por lo tanto, era más difícil abandonar el hábito de fumar. Este estudio ayudará a que las mujeres encuentren una manera más óptima de dejar de fumar a partir de ahora.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz