Defectos visuales

Defectos visuales en ojos

Hay pocas cosas que sean tan comunes entre la sociedad que los defectos visuales. Aunque hay quienes son afortunados al mantener una vista perfecta a lo largo de buena parte de su vida, en otros casos es común que suframos problemas en la visión que nos obliguen a utilizar gafas o lentillas. Hoy vamos a realizar un repaso por los principales defectos que son comunes para ser conscientes de la importancia de la salud de nuestra vista, la cual podemos aumentar si somos un poco cuidadosos.

Defectos visuales, la miopía

Vamos a comenzar con la miopía, porque suele ser el problema que se produce de forma más frecuente. No importa la edad que tengamos: la miopía nos puede comenzar a afectar tanto si somos jóvenes como mayores. Intentaremos hacer este artículo lo menos técnico posible, porque tampoco queremos aburriros con explicaciones complejas que seguro que encontráis en cualquier enciclopedia digital. Por lo tanto diremos que la miopía es el problema que se produce en la visión cuando hay mucha distancia entre la córnea y la retina. La conclusión a la que nos lleva la miopía es que tenemos problemas para ver de lejos. Si estamos de cerca mirando algo, dependiendo de nuestro grado de visión y de si no sufrimos otros problemas, no será complicado ver las cosas, pero de lejos todo cambia y se emborrona.

Se suele clasificar la miopía dependiendo del número de dioptrías que tenemos. Hay tres grados principales. El primero es el que está representado por la miopía suave y engloba aquellas personas cuyos problemas en la vista van a tener hasta 2 dioptrías. Las personas que aumentan la cantidad hasta un máximo de seis dioptrías se puede decir que tienen miopía de nivel medio. Y en último lugar nos encontramos con aquellos casos en los que las dioptrías aumentan hasta 20, lo que se considera como una miopía alta. Dependiendo de cuál sea el volumen de dioptrías habrá que utilizar unas gafas u otras, razón por la cual en la óptica siempre nos realizan un examen a fondo para comprobar si nuestras dioptrías han aumentado con el paso del tiempo, algo que suele ser frecuente.

El problema para muchas personas es que la cantidad de dioptrías también afecta al grosor de los cristales que se usarán en las gafas, por lo que se puede llegar a un nivel estético que no sea del todo favorable.

Hipermetropía

De forma totalmente opuesta a la miopía se produce la hipermetropía, que se trata de la ocasión entre la cual la córnea y la retina no tienen una distancia de separación suficiente. En este caso, como indicamos, ocurre el efecto contrario. Lo que les pasa a las personas que tienen hipermetropía es que ven mejor de lejos que de cerca, siendo necesario que fuercen la vista para ver de cerca en muchos de los casos.

Todo lo que hemos dicho sobre las dioptrías en el caso de la miopía también se aplica en la hipermetropía, por lo que con una prueba podemos saber si la sufrimos a nivel bajo, medio o alto.

Defectos visuales de personas

Astigmatismo

Y llegamos al astigmatismo, que seguro que también os suena. En este caso el defecto que lo produce es que la córnea tenga una curvatura alejada de la que debería tener para encontrarse sana. Quienes sufren astigmatismo ven su visión afectada tanto de lejos como de cerca, lo cual resulta un problema añadido. Otro de los inconvenientes es que pierden nitidez en lo relacionado con la visión periférica, mientras que se llega a fallar respecto a la percepción de líneas de distintas direcciones (como las verticales y las horizontales).

Aunque parezca que el astigmatismo es un problema que combina tanto la miopía como la hipermetropía, lo cierto es que es algo independiente y se puede sufrir también en combinación con estos problemas de visión. Suele ser frecuente que el astigmatismo aparezca a temprana edad y hay muchos casos en los que se da en conjunto con la miopía, provocando un problema para su adaptación en clase (donde se pueden llegar a confundir letras y números debido a estos problemas de visión).

Presbicia

Terminamos con un problema que suele llegar a la mayoría de las personas por mucho que su vista haya sido perfecta a lo largo de la vida. Se produce de forma frecuente a partir de los 40 años y se representa por problemas para el enfoque. El mejor método para dar solución a la presbicia es el uso de gafas de apoyo que no es necesario llevar de una forma permanente si la persona en cuestión no las necesita. Se pueden necesitar para enfocar a corta o larga distancia dependiendo de los casos y es por ello que las gafas de lentes progresivas suelen tener mucha popularidad, dado que lo simplifican todo de forma muy adecuada. Aunque hay muchos otros, estos son, sin duda, los principales defectos visuales a los que nos enfrentamos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz