Dar el buen ejemplo para que los niños adquieran buenos hábitos de alimentación

Como en todo, a la hora de lograr que los pequeños adquieran buenos y saludable hábitos alimenticios, la clave está en el ejemplo que den sus padres. Así lo remarcó un reciente estudio realizado por la Universidad de Michigan, en los Estados Unidos, donde se observó que las madres que comen sano logran que sus hijos también lo hagan, y sin grandes esfuerzos ni imposiciones, sino a través del ejemplo.

Algo tan sencillo como encarnar eso mismo que se quiere inculcar en los niños es mucho más efectivo que el obligar, la recompensa o incluso el castigo. El estudio en cuestión fue publicado en la última edición de la revista especializada American Journal of Clinical Nutrition.

“Las madres deberían dejar de forzar o restringir lo que comen los niños“, aseguró la nutricionista a cargo del trabajo, Sharon Hoerr, quien añadió que es mucho mejor generar un ambiente saludable, adoptar hábitos adecuados y equilibrados de alimentación, y controlar la calidad de lo que los pequeños ingieren “no trayendo comida poco sana a la casa“.

Si uno no permite a un pequeño no consumir un determinado tipo de alimento que el resto sí come, entonces solo se logrará el efecto opuesto al buscado: los pequeños buscarán consumirlo, y aún con mayor deseo.

Muy por el contrario, las madres, y las familias en general, que eligen alimentos sanos para ellos mismos lograrán despertar el interés de sus hijos y marcar el “rumbo adecuado“, afirmó la experta. También se lograrán mejores resultados cuando se explique a los niños la importancia de comer de tal o cual forma, y de incorporar ciertos alimentos nutritivos y saludables.

Con los niños que comen pocas cosas, es mejor convencerlos y darles ánimo más que gritarles. Otra manera de hacer que se interesen en los alimentos sanos es llevarlos a la verdulería o a huertas, y allí ayudarlos a elegir los productos que van a llevar a casa″, sugirió Hoerr.

La experta también recomendó que los pequeños de la familia aprendan a cocinar, se les enseñe a preparar sus propios alimentos, y que esto sea una ocasión de aprender y jugar al mismo tiempo.

Finalmente, Hoerr explicó que es importante mantener comidas y snacks regulares, siempre dejando que los niños decidan las cantidades que van a comer.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz