¿Conoces los daños colaterales del estrés?

Daños del estrés

La vida puede resultar muy difícil por motivos diversos, como la dificultad de conciliar la vida laboral con la familiar o ver pasar los años sin poder cumplir ninguno de tus sueños ni metas. Las frustraciones del día a día, las desilusiones de los años y el cansancio acumulado pueden ser la fuente de problemas cardiovasculares. Y no es por el hecho de que sentir tristeza o agotamiento afecte directamente al corazón (aunque lo hace), sino porque estos sentimientos suelen ser uno de los daños colaterales del estrés, los nervios o el sentirse presionados en exceso.

En ocasiones resulta difícil admitir que sentimos los problemas del estrés y todo por el mero hecho de que uno mismo no es capaz de darse cuenta de que realmente sus circunstancias le superan. Si presentas una o varias de las características de las que hablaremos a continuación, valora la idea de detenerte a descansar y analizar si la fuente de esos sentimientos negativos merece la pena o no. Pensad que de todo hay salida aunque no lo parezca.

Llanto, uno de los daños colaterales del estrés

¿Nunca has notado las lágrimas caer por los ojos sin que tú lo quieras? ¿Un nudo en la garganta hasta que la sientes arder? ¿Tus labios hace tiempo que no dibujan una sonrisa? Y todo empeora más y más si no te escondes para llorar y sacar toda esa frustración de dentro, eso sí, sintiéndote mal después por hacerlo. Esas ganas de llorar son un mecanismo que tiene el cuerpo de liberar toda la tensión que va acumulando y que no es capaz de liberar de otra manera. Si tienes ataques de llanto o lo único que deseas hacer es llorar, entonces no sientas vergüenza de admitirlo. Llorar es una buena forma de desahogarte y sentirte liberado cuando no puedes liberar más lágrimas. Así que no sientas vergüenza por necesitar llorar y hazlo todas las veces que veas necesario.

Irritabilidad

Los cambios de humor fuerte y agresividad son rasgos muy comunes entre aquellos individuos que se sienten muy estresados. Si te sientes muy irritado cuando alguien te interrumpe, tal vez es momento de observar cuál es la fuente de tus preocupaciones y valorar si merece la pena tener esa preocupación que te lleva a sufrir las consecuencias del estrés. Nunca olvides una frase que dijo Einstein “Si un problema no tiene solución, ¿por qué preocuparse?”. Muchas veces, por andar preocupados por todo no nos damos cuenta de lo que realmente tenemos y omitimos a esa familia tan maravillosa que tanto apoyo te da. Olvidamos a esos amigos incondicionales que están allí con solo levantar el teléfono. ¡Hasta incluso nos descuidamos a nosotros mismos! El motivo es no saber gestionar la vida y las preocupaciones. Así que ante el primer síntoma de irritabilidad o agresividad sin razón, es hora de que busques a un gran confidente y compartas con él tus inquietudes para que te ayude a ver las cosas desde otra perspectiva.

Hombre con estrés

Dificultad al respirar

Pinchazos en el pecho y adormecimiento en los dedos de las manos. Si sufres estos síntomas entonces es hora de que te detengas y te relajes al menos durante un fin de semana. Esos síntomas son señales que el cuerpo, de forma desesperada, lanza para que te liberes de preocupaciones y cargas. Y es que tu corazón ya empieza a resentirse hasta el punto de que puedes padecer un accidente cardiovascular. ¿Podemos darnos cuenta de que eso pase? Sí y de forma muy sencilla. Si sientes tu pecho oprimido y gran dificultad al respirar es que estás padeciendo de ansiedad, la misma que aparece por culpa del estrés. Por lo tanto, ante las primeras dificultades respiratorias tómate unos días para ti mismo antes de que tu corazón se resienta de forma irremediable.

Insomnio

No importa si trabajas de sol a sol, si ya has cumplido con todas tus tareas pendientes o si te sabes muy bien el temario de ese examen tan importante. No puedes pegar ojo y punto. Te desesperas, no importa si tomas una tila, una manzanilla o unas pastillas naturales para dormir. Tu cuerpo no puede entrar en ese estado de reposo y si lo logra, lo hace permaneciendo en un estado de vigía. Piensa que no descansar por las noches o hacerlo de forma incorrecta puede conllevar problemas de salud a corto plazo.

El pensamiento se ralentiza, bajan los reflejos y la capacidad de reacción se ve mermada. Todo esto no solo es peligroso para ti, también para las personas que hay a tu alrededor. Tener las capacidades alteradas puede resultar problemático de cara a conducir o de padecer accidentes del hogar por culpa de sentirse agotado. Si crees que notas señales de tener un sueño alterado prueba a tomar infusiones. Si eso no sirve entonces empieza a practicar un deporte para poder dejar la mente en blanco. Y, como es evidente, si puedes alejarte de la fuente de estrés, tu cuerpo y tu sueño te lo agradecerán y lograrás apartas los daños colaterales del estrés que podrían darte muchos problemas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz