Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Damasco: una fruta refrescante y nutritiva

Damasco: una fruta refrescante y nutritiva

 En el atractivo mundo de las frutas hay especies de todas formas, colores y sabores: el damasco o albaricoque es una de las más dulces y carnosas de hay, es parecido al durazno o melocotón, aunque un tanto más pequeño y blando, y es ideal para refrescarse y comer sano entre horas.

El damasco es rico en vitamina C, betacaroteno, hierro, potasio y magnesio. De aquí que se lo considere óptimo para casos de anemia y una alternativa válida para reforzar el sistema inmune, además, puede considerarse una fruta diurética.

Otras propiedades destacadas de esta fruta es que es buena antioxidante y es fuente saludable y nutritiva de energía.

Asimismo, contiene fibra y taninos, por lo que es aconsejable para problemas digestivos. Para casos de estreñimiento o cuando no se es regular con los intestinos, se recomienda el consumo de orejones de damascos.

Lo cierto es que es ésta una fruta muy sabrosa, jugosa e ideal para incorporar nutrientes a nuestra dieta. Se puede consumir fresca y madura, o como orejones –damascos secos-, así también puede encontrarse en forma de jaleas, mermeladas y jugos.

Fuente Vegetomanía

Anímate y déjanos tu comentario

  • Ivaan_1894

    muy lindo