Cuidar el suelo pélvico, recomendaciones imprescindibles

cuidados para el suelo pélvico

Del suelo pélvico ya hemos hablado en ocasiones y sabemos, al menos a grandes rasgos, que se trata de una zona sensible de gran relevancia. Esta zona es una gran desconocida para nosotros, pero cuidar el suelo pélvico es fundamental, sobre todo en el caso de las mujeres. De hecho, es una de las partes de nuestro cuerpo que puede traernos más problemas a la larga, puesto que aquí se concentran varios órganos que como fallen en su funcionamiento producirán consecuencias muy negativas. En esta zona se encuentran la vejiga, el intestino y el útero, así que ya te puedes imaginar qué pasará si no la cuidamos como es debido. No te preocupes, hoy vas a conocer cómo debemos tratarla. Vamos a darte algunos consejos para que tu suelo pélvico no sufra demasiado.

Cuidar el suelo pélvico conociendo tu cuerpo

Antes de meternos de lleno en los consejos lo primero que queremos comentarte es que para llevar a cabo unos buenos cuidados debes conocer tu cuerpo a la perfección. De ahí que sea tan importante que el suelo pélvico no sea un término que te suene a chino. Esta cavidad contiene un gran número de ligamentos y músculo. Trabaja de forma directa tanto con la espalda como los abdominales y juntos ayudan a mantener los órganos que te hemos comentado anteriormente. Todos ellos deben adoptar una posición adecuada para llevar a cabo correctamente sus funciones. Si el suelo pélvico no está bien cuidado afectará directamente a estos órganos.

Principalmente aquí se controla la función de la vejiga, por lo que podría ocasionarnos incontinencia en muchas ocasiones y también puede afectar al sexo. Así mismo, el suelo pélvico es fundamental para evitar dolores de lumbares o de espalda y para mantenernos bien durante el embarazo. Es una zona muy compleja y las mujeres tenemos que tener especial cuidado después de un parto, ya que el suelo pélvico se dilata, se vuelve más débil y las complicaciones son mayores. Además de esto, otros factores que pueden afectar negativamente a esta zona son la práctica de deportes de gran intensidad, como es el caso del running, la genética que tengamos y por supuesto la edad.

Ejercicios específicos recomendados

Ya te hemos comentado que el suelo pélvico es una de las zonas que mayores cuidados requiere. Por este motivo es recomendable hacer una planificación con ejercicios específicos para trabajar esta parte de nuestro cuerpo. No es precisamente una zona visible, por lo que no va a ser fácil crearnos nuestra propia tabla, pero al final lo conseguiremos.

Lo mejor para trabajar el cuidado del suelo pélvico es el pilates. Recuerda que esta técnica combina ejercicios de tonificación y de flexibilidad. También ayuda a corregir posturas mal adoptadas a lo largo de nuestra vida o por causas de una lesión inesperada. Las actividades principales que debemos llevar a cabo tienen que estar relacionadas con la espalda y el abdomen, siendo este el protagonista, sobre todo en su parte transversal, ya que se activa al mover el suelo pélvico. Cualquier movimiento erróneo puede provocar incontinencia urinaria o dolores en los lumbares.

ejercicios del suelo pélvico

Es recomendable que para llevar a cabo todos estos ejercicios acudas a un especialista. Este te servirá de guía para que no te dañes la zona al desconocer las técnicas que debes realizar. Recuerda que las posturas, al igual que los movimientos, son muy importantes. Además, debemos visitar de forma asidua un fisioterapeuta para que evalúe cómo tenemos la zona. Dicho análisis será nuestro punto de partida para comenzar a realizar los ejercicios oportunos. Si hemos sufrido alguna lesión o tenemos dañado el suelo pélvico por algún motivo nuestro objetivo primordial será que esta zona recupere la totalidad de su musculatura para así seguir realizando su función correctamente.

Buena alimentación y control de peso

No hay que olvidar que en el suelo pélvico no solo se encuentran los tres órganos que hemos nombrado, también es una zona que aguanta gran parte de nuestro peso. Por tanto, es evidente que si tenemos kilos de más el suelo pélvico sufrirá en mayor medida y por tanto los problemas pueden aparecer de forma más rápida. Hay que evitar el sobrepeso. Escoge una buena alimentación y practica ejercicio de forma diaria. Sobrecargar el suelo pélvico puede hacer que padezcamos de incontinencia al más mínimo esfuerzo, como a la hora de estornudar, reír o incluso toser.

Entre los elementos adecuados que no pueden faltar en tu dieta se encuentran aquellos ricos en fibra, ya que el estreñimiento es otra de las causas por la que podemos dañar esta zona. Al estar estreñidas realizamos un mayor esfuerzo para ir al baño lo que puede provocar descolgamientos o heridas. Después de conocer la importancia de cuidar el suelo pélvico no dudes en poner en marcha estos consejos para evitar problemas futuros. Es una de las zonas fundamentales de nuestro cuerpo, así que no te olvides de darle todos los cuidados que necesite.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz