Cuidados del pie para senderistas

Lo que nos dicen los pies 1

Con la llegada del buen tiempo, muchos son los que se animan a salir a hacer trekking, senderismo, a caminar por el monte o a hacer caminatas por distintas zonas de la ciudad o de los alrededores. En este sentido, hay varios puntos a tener en cuenta: básicamente la indumentaria, el calzado y, sobre todo, el cuidado de los pies.

En la práctica deportiva, sea cuál sea que se elija, hay que extremar los cuidados de los pies, ya que cualquier roce o molestia puede dificultar la práctica. Básicos: una correcta higiene de los pies, buena hidratación y protección solar en el dorso son algunas medidas para evitar problemas en los senderistas.

Pero aún hay más, te invitamos en este post a ver qué otros consejos hay:

*Cortarse las uñas de los pies bien, en forma recta y limar las esquinas.

*Lavar los pies a diario, hacerlo con agua tibia en invierno, y fría en verano, y con jabón neutro. Secarse muy bien, sobre todo, entre los dedos, para evitar que quede humedad y favorezca la aparición de hongos.

*Aplicar una crema hidratante en todo el pie, salvo entre los dedos.

*Chequearse periódicamente los pies, en caso de ser necesario, con la ayuda de un espejo.

*No cortar durezas ni callosidades, ni tampoco utilizar callicidas ya que pueden ocasionar quemaduras. Lo mejor será siempre acudir a un podólogo.

*El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos no recomienda baños con agua caliente antes de la práctica deportiva, ya que debilita la piel y la deja más vulnerable a los efectos de presión y fricción, por lo que aumentará el riesgo de que aparezcan ampollas.

*En caso de que surjan ampollas, una forma de minimizar su molestia es utilizar dos calcetines sin costuras, de tejidos naturales y transpirables.

*Otro consejo es el no estrenar el calzado el día de la actividad deportiva; por el contrario, convendrá haberlos ablandado antes.

*Muchos deportistas y caminantes, antes de la práctica deportiva, se masajean los pies con vaselina (aceite mineral) o crema con urea para disminuir las rozaduras durante la actividad.

Sin embargo, estas prácticas no se recomiendan ya que no se trata de sustancias hidratantes sino emolientes, es decir, que retienen agua y sirven para suavizar la piel dura, proporcionándole flexibilidad y/o restaurando el contenido de grasa de las capas superficiales de la dermis.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz