Cuidado de los más pequeños en el agua

Cuidado de los más pequeños en el agua 1

En el verano es una de las estaciones en el que se puede tener una mayor experiencia de pasar el tiempo en el agua con los chicos jugando o buscando refrescarse. Sin embargo no es el único momento en el que los adultos deben velar por su seguridad, ya que además de los espejos grandes de agua como son los ríos, lagunas, lagos y mares, resultan potencialmente peligrosos otros espacios en apariencia inofensivos como las piletas domesticas pequeñas y los fuentones.

Aunque ensenarles a nadar puede ser útil, no garantiza que puedan mantenerse a flote o nadar hasta que llegue el auxilio en caso de sumersión.

Además, los niños que sufren un episodio de sumersión presentan al inicio desesperación y pánico con intento de luchar para evitar el ahogamiento y luego pérdida de conocimiento. Por eso, es fundamental poner en práctica las estrategias siguientes.

Existen una serie de reglas fundamentales, entre las cuales se destacan que tienen que colocar en la pileta un cerco de al menos 1.30 metros de de alto, enterizo o con barrotes verticales separados por 10 centímetros, con puerta y traba de seguridad, esto asegura de manera eficiente el acceso de los niños a la pileta. Es importante saber que solo basta con 5 cm de agua para que un niño se ahogue, por eso, no deje a menores de 5 años que se bañen solos ni en un paletín. Asimismo, las aguas oscuras que tienen movimiento como los ríos, laguna o mares, presentan factores de riesgo adicionales que las hacen mucho más peligrosas que las aguas limpias sin movimiento como las piscinas. Es fundamental respetar las zonas habilitadas como son los balnearios que cuentan con boyas y un personal guardavidas entrenado en socorrer a quienes tengan problemas. También es importante evitar meterse al agua en caso de tormentas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocio Sollier

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz